Qué es un ataque de ansiedad

ataque de ansiedad

¿Has sentido alguna vez que no puedes respirar? ¿Tienes palpitaciones y sudoración? ¿Sabes lo que es un ataque de ansiedad? La ansiedad es uno de los males de nuestra sociedad actual. Seguro que más de una vez has oído decir de alguien que ha sufrido nerviosismo extremo, así como miedo irracional bloqueante. El problema aparece cuando la ansiedad se convierte en algo crónico que nos impide llevar una vida normal. A continuación te explicamos qué es un ataque de ansiedad.

El miedo como mecanismo de defensa

Si somos lo que somos en la actualidad es porque gracias al miedo, el ser humano ha podido evolucionar. Las emociones están hechas para cumplir una función determinada en el cuerpo. El miedo es una reacción ante un peligro que siempre ha ayudado al ser humano a sobrevivir. No obstante, esta reacción, en nuestros días, es bastante incomprendida.

A pesar de que nuestra especie ha ido evolucionando con el paso de los siglos, nuestro cerebro sigue ejerciendo su función: la de protegernos frente a situaciones que puedan ponernos en riesgo. Los psicólogos no trabajamos jamás para que las personas no sientan miedo. Todo lo contrario. Esta sensación ha ayudado a muchos a superarse cada día o a elegir un camino más adecuado según sus circunstancias. El trabajo debe consiste en enseñar a sus pacientes a gestionar ese miedo de manera que no sea un obstáculo en su rutina diaria. Sentir miedo no es de personas débiles o cobardes. Es de seres humanos.

Nuestro cuerpo, cuando empieza a sentir un malestar o un cambio, avisa al cerebro para ponerlo en estado de alerta. Este proceso empieza por producir una sensación de angustia, nervios y miedo, pudiendo llegar a lo que se conoce como un ataque de ansiedad.

Qué es un ataque de ansiedad

La manifestación de una serie de síntomas de ansiedad que impiden a la persona reaccionar es lo que termina produciendo el ataque de ansiedad. Las sensaciones son muy intensas, casi demoledoras, y la persona que lo sufre siente que puede incluso llegar a perder la vida. ¿Te has sentido alguna vez así? Si quieres entender bien que es un ataque de ansiedad, estos son los signos que lo delatan:

Palpitaciones y taquicardia. Hormigueo en las extremidades. Incapacidad para respirar. Dolor en el pecho. Sudoración. Llanto incontrolable. Malestar general. Sensación de irrealidad. Temor a sufrir un infarto. Náuseas y mareos. Debilidad muscular. Despersonalización. Miedo a perder totalmente el control. Escalofríos o sofocos. Pensamientos suicidas.

Los expertos afirman que cualquier persona puede sufrir un ataque de ansiedad a lo largo de su vida. Sin embargo, el trastorno por crisis de ansiedad es más habitual en mujeres que en varones, siendo más frecuente en el rango de 18 a 35 años . El problema se produce cuando este estado se convierte en algo habitual en la vida del paciente. Aquí puedes leer más sobre cómo se manifiesta la ansiedad.

Tipos de trastornos de ansiedad

La ansiedad es un estado mental que puede darse de diferentes maneras. Se han establecido diferentes tipos de trastornos entre los que se encuentran:

  1. Trastorno por ansiedad generalizada.
  2. Trastorno de angustia.
  3. Trastorno obsesivo – compulsivo.
  4. Fobias.
  5. Trastorno por estrés.

¿Por qué se produce un ataque de ansiedad?

Si alguna vez has sufrido episodios de ansiedad, lo último que debes hacer es juzgarte. Los motivos por los que se producen estos ataques de ansiedad son muy variados. Veamos cuáles son las causas más frecuentes que desatan una crisis de ansiedad:

#1.- Herencia genética

Algunas personas están más predispuestas a la ansiedad por motivos genéticos. Esto les hace tener un nivel de ansiedad mayor. 

#2.- Una educación sobreprotectora

La sobreprotección nos hace más vulnerables ante los posibles cambios y retos de la vida. Si en nuestra infancia y adolescencia siempre hemos tenido quien nos resuelva los problemas, es muy probable que en la etapa adulta sintamos ansiedad ante cualquier tipo de complicación.

#3.- Eventos estresantes y/o dramáticos

Las personas pasamos por momentos delicados en nuestra vida que pueden llevarnos a una crisis de ansiedad. La pérdida de un ser querido, un divorcio, un despido, un trabajo demasiado estresante, etc. Todos estos acontecimientos llevan a la acumulación de un estado de nerviosismo que podría desencadenar un ataque de ansiedad.

#4.- Personalidad catastrófica

Las personas que ven el peligro cuando ni siquiera se ha producido son más propensas a las crisis de ansiedad. Son individuos que tienden a tener pensamientos negativos y catastrofistas sobre su propia existencia. «Me voy a morir», «mi pareja me va a dejar», «voy a perder mi trabajo», etc. son expresiones asiduas en ellos.

Todas estas causas, si no son tratadas a tiempo, pueden generar un trastorno de ansiedad con el tiempo.

La ansiedad en la mujer

Como decíamos anteriormente las mujeres son más propensas a los ataques de ansiedad que los hombres. ¿Por qué? La vida de las mujeres ha cambiado mucho en los últimos años. La vida laboral o la conciliación familiar producen en ocasiones un nivel de exigencia elevado que genera estrés y ansiedad.

Por otro lado, las hormonas femeninas y su alteración en las diferentes etapas de una mujer son causantes de estados emocionales variables. Si sumamos todos estos condicionantes, es lógico concluir por qué las mujeres tienen más ataques de ansiedad que la población masculina.

Qué hacer y qué no hacer ante un ataque de ansiedad

Si sientes que la ansiedad está invadiendo tu cuerpo y mente, lo primero que tienes que pensar es que estás ante un estado pasajero. Por lo general, los ataques de ansiedad o las crisis de pánico no duran más de 30 minutos. Así que evita luchar y perder energías en algo que terminará por sí solo. Por otro lado, es importante que:

1. Reconozcas que estás ante un ataque de ansiedad. Este pensamiento te ayudará a entender que tu salud no corre peligro. Ni vas a sufrir un infarto ni te vas a morir. En unos minutos te sentirás mucho mejor.

2. Cierra los ojos durante un tiempo. Esto ayudará a tu mente a relajarse. Busca una posición cómoda en la que puedas respirar.

3. Procura no huir, sino trasladarte a un lugar más tranquilo. Si el ataque de ansiedad se produce en un sitio público, acude a una zona que te haga sentir más cómoda. Si vas conduciendo, detén el coche hasta que te encuentres mejor. La evitación es el gran alimento de la ansiedad.

4. Busca personas que te apoyen sin agobiar. Pedir ayuda si la necesitas te permitirá sentirte mejor. Evita gente tóxica que se limite a darte consejos sin sentido en lugar de apoyarte aunque sea en silencio.

5. Intenta distraerte en la medida de lo posible. Si logras apartar tu mente del miedo, esta volverá a su estado normal. Sal a caminar, llama a un amigo por teléfono, etc. Todas estas acciones te permitirán normalizar poco a poco la situación.

6. Si tus ataques de ansiedad son frecuentes busca ayuda profesional. La terapia psicología es una buena alternativa para conseguir disminuir los ataques de ansiedad y el malestar que producen.

¿Cómo podemos ayudar a una persona que está sufriendo una crisis de ansiedad? Mediante una actitud de comprensión y escucha activa. Lo último que necesita una persona con ansiedad es que la agobien. Por lo tanto, es fundamental evitar los reproches y las descalificaciones. Por otro lado, no debes culpabilizar a la persona por sentirse así. Una buena información sobre los trastornos de ansiedad es básica para poder ayudar a un familiar o amigo con este problema. Aquí puedes leer más sobre los diferentes tipos de ansiedad.

Tratamiento para los ataques de ansiedad

Una vez que una persona reconoce que tiene un problema es necesario que busque ayuda profesional para solucionarlo. Los tratamientos psicológicos para los trastornos de ansiedad tienen una efectividad de casi el 90 %. Esto indica que se puede educar a los pacientes para afrontar mejor su ansiedad.

El tratamiento psicológico para los ataques de ansiedad está basado en:

  1. La psicoeducación del paciente acerca de las emociones, el miedo y la ansiedad.
  2. Diferentes técnicas de relajación para el control de la respiración.
  3. Mecanismos para manejar los pensamientos negativos que alimentan la ansiedad.
  4. Técnicas para sanar las creencias e interpretaciones distorsionadas de la realidad.

En casos concretos, esta terapia tendrá que ir acompañada de algún tipo de fármaco que ayude al paciente a llevar una vida normal. Lo positivo de este problema es que, una vez identificado lo que es un ataque de ansiedad, puedes tratarlo. Con las herramientas necesarias, las personas con ansiedad pueden canalizar su malestar hacia un estado más positivo y saludable. Si tu respuesta a la pregunta ¿tengo ansiedad? es afirmativa, dile adiós de una vez por todas y empieza una nueva vida lejos del estrés y el miedo.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Qué es un ataque de ansiedad
Scroll hacia arriba