Qué es una fobia específica

fobia específica

La ansiedad es algo que todos hemos sentido en mayor o menor medida alguna vez a lo largo de nuestra vida. En principio, no es más que un mecanismo de defensa con el que contamos todos los seres humanos de forma innata, una reacción natural ante una situación que te resulta amenazante.

Es por esto que sentir ansiedad es algo positivo y funcional, ya que te ayuda a actuar ante una situación de peligro. Sin embargo, el problema surge cuando se convierte patológico y tu salud puede verse afectada porque el nivel de ansiedad sea desproporcionado o no exista, objetivamente, una amenaza real o aparente. En estos casos, lejos de tratarse de algo adaptativo, tiene el efecto contrario y te incapacita.

No obstante, esto es tan solo una definición generalizada, ya que dentro de la ansiedad, existen varios tipos y en este post vamos a hablarte acerca de uno de ellos, la ansiedad por fobias específicas.

¿Qué es la ansiedad por fobias específicas?

Este trastorno de ansiedad viene provocado por causas muy concretas y es uno de los más comunes. Las personas que sufren algún tipo de fobia ven su vida notablemente alterada, puesto que evitan las situaciones, actividades u objetos concretos que les provocan ansiedad. Y en el caso de que no pueda evitarse, lo viven con una tremenda angustia, lo cual puede derivar en una crisis de angustia importante. Frente a esta situación y para tomar consciencia de que hay un problema, es primordial que se reconozca por parte de la persona afectada que se trata de una respuesta desmesurada.

Así como puedes encontrar varios tipos de ansiedad, la ansiedad por fobias específicas se divide, a su vez, en varios tipos de fobia. Aunque antes de comenzar a hablarte sobre los distintos tipos que hay, vamos a explicarte exactamente qué es una fobia.

¿Qué es una fobia?

Es muy posible que al hablar de fobias, tiendas a relacionarlo con el concepto «miedo», pero, evidentemente, no hablamos del mismo significado. El miedo es algo que sentimos todas las personas de forma generalizada ante cualquier peligro o situación de riesgo. En cambio, la fobia es un trastorno psicológico, que hace que la persona que lo padece sufra un temor intenso ante cosas o situaciones concretas.

Diferencias entre fobia y miedo

Al igual que es necesario diferenciar entre timidez y fobia social, también hace falta entender qué es la ansiedad por fobias específicas, vamos a hablarte de las diferencias existentes entre la fobia y el miedo.

Principalmente, debes saber que el miedo es una emoción primaria que genera un sentimiento de rechazo, a causa de la percepción de un peligro. Mientras tanto, la fobia es un trastorno con detonantes concretos, por lo que requiere de un tratamiento. Por ejemplo, podemos sentir miedo y nervios antes de presentarnos a una presentación oral con mucha personas pero no por ello vamos a sentir fobia a la gente.

Dicho tratamiento vendrá dado a través del estudio del paciente, sin embargo, el miedo, a pesar de ser algo irracional, puede superarse, simplemente, con un poco de voluntad. La fobia no tiene justificación, por regla general, ni puede ser controlada por la persona, pero el miedo, por el contrario, es algo que aprendemos, a veces, a través de experiencias negativas y que puede llegar a ser manejado de alguna manera.

Es importante saber distinguir estos dos conceptos para que sea posible asumir el problema si existe. No debes preocuparte si sientes miedo, por ejemplo, al asomarte a un acantilado y comprobar la altura, al ver una película de terror o sentir algún ruido en la oscuridad; eso es un mecanismo natural de defensa necesario. Sin embargo, y siguiendo con los ejemplos, si cada vez que ves una araña sientes verdadero pánico, tanto que no puedes evitar correr, gritar o, incluso, llorar, es probable que estemos hablando de una fobia específica, en cuyo caso, será necesaria la ayuda de un profesional.

Diagnóstico de ansiedad por fobias específicas

No obstante, hay una serie de características en la forma de sentir el miedo, que se repiten en todas las personas que sufren fobias específicas y en las cuales se basan los especialistas para, finalmente, diagnosticar al paciente y brindarle el tratamiento oportuno.

En primer lugar, en todos los casos es un miedo con un nivel de intensidad importante y, además, debe haber estado presente durante, mínimo, 6 meses. La ansiedad del paciente siempre gira en torno a una misma situación u objeto concretos y se manifiesta en el momento en el que la persona tiene que enfrentarse a su miedo o cuando sospecha que hay probabilidad de que así sea. Esta exposición a la fobia provoca cambios en el comportamiento de la persona que la padece, con el único afán de evitarla a toda costa. Además, y lo que más evidencia la existencia de una fobia, es la reacción desproporcionada y exagerada de estas personas cuando sienten ese miedo.

Tipos de fobia

Un vez dicho todo esto, podrás imaginar que los tipos de fobia son prácticamente incontables, tan variadas como personas puedan padecerla, más, si además tenemos en cuenta que se trata de uno de los trastornos más comunes en la población, concretamente hablamos de una prevalencia del 10 %. Las más comunes son la zoofobia, que es el miedo a los animales; la acrofobia, miedo a las alturas; y la astrafobia o brontofobia, que es el pánico a las tormentas.

Aunque también son fobias comunes la aerofobia, por ejemplo, que es el temor desmesurado a viajar en avión, el cual genera una angustia importante a la persona en cuestión con el simple hecho de pensar que tiene que volar, pues piensa que, con mucha probabilidad, ocurrirá una tragedia. La claustrofobia es también una de las fobias más comunes entre la población, en este caso se trata del miedo intenso a encontrarse en espacios cerrados y pequeños, seguro que alguna vez incluso la has usado como expresión al encontrarte en un lugar pequeñito.

Por otra parte, y aunque tal vez pueda parecerte que no es tan frecuente, lo es. Aproximadamente, entre un 2 y 3 % de la población padece hematofobia, que es fobia a la sangre. La dentofobia, que es ese pavor irracional a acudir a la consulta del dentista o la filofobia, que el miedo al amor.

Hasta aquí hemos mencionado las fobias más comunes, pero existen multitud de fobias raras, tan variopintas que podrían llegar a sorprenderte bastante. Dentro de las fobias raras podemos mencionar por ejemplo; miedo a los gatos, ailurofobia; miedo a los libros, bibliofobia; miedo al olor corporal, bromidrosifobia; miedo a las verduras, lacanofobia; miedo a la luna, selenofobia; miedo al pelo, quetofobia; o miedo al vino, oenofobia. Estas son solo algunas de ellas, la lista de fobias es interminable.

La diferencia entre ansiedad por fobias específicas y otros trastornos

TOC y fobias específicas

Es posible que este trastorno de ansiedad pueda llegar a confundirse con otros, como puede ser el TOC o la ansiedad generalizada, por poner algún ejemplo. Sin embargo, si nos paramos a analizar, las diferencias son bastante claras y es importante saber cómo distinguirlos.

Aunque ambos son trastornos de ansiedad, hay una distinción fundamental, el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) no es un miedo, es una obsesión. Por eso, tanto los síntomas como el tratamiento a seguir son completamente distintos. En los dos casos, la persona afectada sentirá ansiedad y presentará crisis de angustia, y pocas veces buscarán o pedirán ayuda, pero siempre presentarán conductas evasivas ante el problema.

Sin embargo, en el caso del TOC, el problema viene dado por ideas repetitivas y pensamientos intrusivos, lo que puede denominarse en el mundo de la psicología como ideas parásitas. En cambio, en el caso de las fobias específicas, como ya hemos dicho anteriormente, el trastorno de ansiedad se produce por miedos irracionales a situaciones u objetos concretos.

Ansiedad simple y por fobias específicas

En este caso, también estamos dentro del ramo de los trastornos de ansiedad, pero la diferencia entre ellas es muy clara, la ansiedad simple no viene dada por una causa tan concreta, sino que se trata de una sensación de inestabilidad a causa de algún detonante emocional y, por la cual, la persona presenta signos de angustia. Este tipo de ansiedad, si no es excesiva, puede llegar a ser beneficiosa, puesto que se trata de una respuesta ante una situación negativa, sea de forma interna o externa.

La fobia es algo mucho más específico y dado a lo irracional de su origen, no ofrece ningún beneficio a la persona que la padece, sino todo lo contrario, puede llegar a ser altamente incapacitante si se no se trata como es debido.

Con todo lo dicho, ahora ya tendrás claro qué es la ansiedad por fobias específicas y lo que la diferencia del resto de trastornos de ansiedad. Como has podido comprobar, existen multitud de tipos de fobias, entre los cuales podemos encontrar algunos bastante comunes entre la población y otros no tanto y, además, bastante peculiares.

Si padeces algún tipo de fobia, lo principal es que seas consciente de ello y la forma de conseguir eso es reconociendo que tu miedo a esa situación u objeto concretos son exagerados, ese es el primer paso para superar una fobia.

En la superación de una fobia es fundamental el apoyo psicológico de un profesional que te ayude a comprender la situación que estás viviendo y a afrontarla de una forma eficaz.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Qué es una fobia específica
Scroll hacia arriba