Relajación, tu arma contra el estrés

relajación

El Día Mundial de la Relajación, celebrado cada 15 de agosto, nos recuerda la enorme importancia de encontrar la calma y desconectar. Sin embargo, ¿por qué en tantas ocasiones se nos olvida la relajación a lo largo del año?, ¿por qué no aprender a vivir a un ritmo menos frenético y sin ansiedad todos los días?

¿Qué es el estrés y cómo nos afecta?

El estrés es un proceso que se pone en marcha cuando una persona experimenta una sensación de amenaza o se ve desbordada por las circunstancias en las que se encuentra. Se trata de una respuesta del organismo que, ante un estímulo, se prepara para luchar o huir.

En cierta medida y en determinadas situaciones, el estrés es positivo ya que nos impulsa a hacer frente un problema. Sin embargo, cuando el estrés aparece de forma recurrente puede llegar a hacerse crónico y en situaciones en las que no es necesario, se convierte en algo muy perjudicial para nuestra salud.

El estrés desgasta el organismo, puede llegar a impedirnos disfrutar de las situaciones en las que deberíamos hacerlo y es, de hecho, el causante de multitud enfermedades. Aquí puedes leer más sobre cómo se siente una persona estresada.

Pero ¿por qué nos estresamos?

No todas las personas son iguales ni reaccionan de la misma manera ante una determinada situación: lo que algunos consideran un reto, a otros les puede sobrepasar, bloqueando su capacidad de actuar de forma eficiente. De hecho, ni siquiera una misma persona experimentará a lo largo de su vida de igual forma un mismo suceso.

Por lo tanto, conviene estar atentos a nuestro estado emocional y no permitir que se alargue un periodo desagradable ni dejar que el estrés se instale en nuestras vidas para quedarse.

En ocasiones, la persona tiene un conflicto emocional que le genera una gran ansiedad pero lo desplaza hacia el sufrimiento de síntomas físicos produciendo un trastorno por somatización. Aquí puedes leer más sobre qué es somatizar.

Los desencadenantes del estrés

El origen del estrés se encuentra a menudo en el trabajo, en la familia, en problemas económicos, en situaciones vitales con las que no estamos satisfechos o en nuestros propios pensamientos nocivos y limitantes. Podemos hablar de estrés en el trabajo, estrés de la convivencia, estrés familiar, entre muchos otros.

Existen algunos errores que se cometen de forma frecuente y que contribuyen a que disminuya nuestro bienestar. Estos son algunos de ellos:

  • Estar permanentemente conectados a Internet, con el teléfono en la mano y consultando las notificaciones de manera continua.
  • No respetar los horarios de trabajo y no desconectar en las horas libres.
  • Permitir que nos invadan los pensamientos negativos y angustiosos.
  • Asumir más responsabilidades de las que podemos abordar. No poner límites y no saber decir “no”.
  • Ignorar las señales de alarma que nuestro cuerpo nos envía, pidiendo ayuda.

Con el fin de recuperar el bienestar y la calma para convertirlo en nuestro estado natural y cotidiano, podemos encontrar pequeñas herramientas que, si se aplican de forma habitual, cambian nuestro día a día de manera considerable. Aquí puedes leer más sobre las consecuencias del estrés.

La clave: encontrar todos los días un rato de paz, solo para uno mismo. Estos consejos te serán útiles si vives una situación de estrés agudo, estrés postraumático o simplemente para ganar bienestar en el día a día sin que exista ninguna alteración.

Relajación para reducir el estrés

Pero, ¿cómo controlar el estrés? Si establecemos prioridades, enfocamos nuestra energía en aquello que es más importante, como nuestra salud. Algunas herramientas para frenar el estrés son muy sencillas:

  • Escuchar música relajante. La música ejerce un fuerte poder sobre nuestro estado de ánimo y nuestro nivel de ansiedad. ¿Por qué no beneficiarnos de sus efectos todos los días?
  • Practicar yoga o meditación. Estas prácticas ayudan a muchas personas a encontrar la paz.
  • Caminar durante al menos media hora cada día. El ejercicio suave, diario y constante, nos ayuda a liberar endorfinas y a sentirnos con más energía y serenidad.
  • Dormir suficiente. La falta de sueño no permite que el cuerpo y la mente se recuperen, algo que ejerce efectos directos sobre nuestra salud.
  • Desconectar del teléfono. Se puede establecer un horario para liberarse del móvil y centrarse por completo en la actividad que se está realizando o simplemente en descansar.
  • Contacto con la naturaleza. Una escapada al campo puede ayudar a encontrar el silencio y la calma que buscamos.

Tratamiento de relajación para el estrés

Cuando el estrés crónico se ha apoderado de nuestra vida, es hora de dejar que nos ayuden.

Podemos recibir tratamiento de un psicólogo online que nos ayude a saber cómo superar el estrés y encontrar un nuevo punto de vista, una perspectiva más positiva que nos motive a seguir mejorando y a encontrar el equilibrio necesario para vivir con satisfacción y calma.

Esta es la manera más adecuada de hacer frente al problema ya que, en muchas ocasiones, se tiende a aliviar los síntomas de estrés recurriendo a hábitos poco saludables como fumar, comer en exceso o beber alcohol de manera habitual.

El poder de los pensamientos

Seguramente habrás escuchado que no importa tanto lo que ocurre sino cómo afronta cada persona lo sucedido. Lo que pensamos, nuestra manera de interpretar lo que pasa a nuestro alrededor, condiciona nuestros actos y nuestras emociones.

Empezar a pensar de manera más positiva para poder actuar de un modo más acertado está en nuestra mano: únicamente tenemos que evaluar nuestro estado personal y escoger los recursos que más nos convengan para frenar la ansiedad y el estrés, favoreciendo la relajación.

Si en tu día a día la relajación brilla por su ausencia, quizás sea momento de tomar otras acciones.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Relajación, tu arma contra el estrés
Scroll hacia arriba