Ruptura de pareja con deudas ¿Qué puedo hacer?

Ruptura de pareja con deudas

Las rupturas amorosas son dolorosas en sí mismas, pero si a la separación le sumamos las deudas que la pareja tiene en común, aún son más complicadas. En este post queremos darte algunos consejos sobre cómo superar una ruptura de pareja con deudas, en la que existen préstamos o hipotecas en común.

Cuando el vínculo que os une no solo es emocional, sino que también es económico, es importante aprender a gestionar las emociones para poder resolver la situación de la manera más amigable o cortés posible. Si al desamor le añades la ansiedad por las deudas, los conflictos en torno al dinero o los trámites administrativos, la ruptura se hará más angustiosa. Lo aconsejable es que cierres ese capítulo de tu vida cuánto antes, intentes pensar con la mente fría y no en la revancha personal.

Este tipo de situaciones es común en las relaciones que son largas. A la par que una pareja afianza su unión con el paso de los tiempos también establece vínculos económicos importantes que tiene que romper en el momento de la separación. A la hora de saber cómo superar una ruptura de pareja de muchos años, es importante separar lo emocional de lo material e intentar una negociación que os beneficie a las dos partes. Para más tranquilidad, es aconsejable la ayuda legal en estos casos, puesto que un profesional del derecho podrá asesorarte y mantener el contacto con la otra parte para llegar a un acuerdo.

Consejos sobre cómo superar una ruptura de pareja con deudas

Una cuestión muy importante en una separación es el régimen económico del matrimonio. Si tienes separación de bienes, el proceso es muy sencillo, puesto que en principio cada persona se hace cargo de sus bienes y de sus deudas. Sin embargo, si tenéis una hipoteca que habéis firmado los dos a partes iguales, cada uno debe hacerse responsable de su porcentaje. En el caso del régimen de gananciales, te corresponde la mitad de lo que tenéis, ya sea a favor o en contra. El reparto de bienes se refleja en el convenio regulador que acompañe a la demanda del divorcio.

Así pues, lo más común entre las parejas es el divorcio con hipoteca. Si quieres pasar página y no entrar en juicios interminables que harán más larga la agonía, una de las mejores opciones es que lleguéis a un acuerdo por el que uno de los dos se queda el bien y compensa al otro asumiendo las cargas que pueda tener o abonándole la parte del dinero que le corresponda. Esta forma es la más sencilla porque exige pocos trámites administrativos, algunas visitas al banco para negociar la deuda y la visita al notario para firmar la escritura de compra-venta.

Si ninguno de los dos quiere asumir las deudas con los bienes correspondientes, la otra alternativa es venderlo todo y repartirse el dinero que se cobre. Es una manera equitativa de resolver el posible conflicto que surja entre vosotros, aunque tendréis que esperar a que se realice la venta.

Una vez tengáis la situación clara, los dos os quedaréis más tranquilos. A ninguno le interesa sumar la preocupación por las deudas a la dureza de la separación que estáis viviendo, puesto que se pueden generar episodios de ansiedad que deriven en algún trastorno importante. Es más, cuando la situación se complica y no se llega a un acuerdo, aparecen discusiones, desavenencias y temores en torno al pago de las deudas y al disfrute de los bienes.

Cómo superar una ruptura amorosa

En cuanto te separas de tu pareja comienza el duelo emocional que tendrás que vivir para superar la ruptura. Posiblemente sea uno de los episodios más duros que vivirás en tu vida por la intensidad de las emociones negativas que vivirás. Cuánto antes resuelvas el tema económico, antes podrás soltar y romper los vínculos que te unen a tu expareja. Todos los pasos que des para recuperar tu autonomía y reconducir tu vida serán importantes.

La ruptura trae consigo un cambio radical en tu vida. Date permiso para estar triste porque el desamor es difícil, sin embargo ese cambio implica una oportunidad para que crezcas como persona y te reafirmes a ti misma. Existen muchos tipos de separaciones e independientemente de quién haya tomado la decisión o de los motivos por los que se produzca la ruptura, el duelo emocional es inevitable. Es más, es aconsejable para poder dejar atrás esa etapa y empezar una nueva.

El duelo emocional te ayudará a procesar la pérdida para adaptarte a la nueva situación. Es importante que lo pases de la manera más correcta para evitar los bloqueos. La terapia psicológica te ayudará a identificar tus sentimientos, gestionar tus emociones para que puedas canalizarlas y a no instalarte de manera permanente en ese duelo que debes enfocar de manera transitoria.

#1.- Aceptar la situación

Es importante que aceptes la realidad de la situación que estás viviendo. Este es tu punto de partida y lo que te permitirá no aferrarte a la nostalgia de la vida pasada. Evidentemente, te dolerá, te sentirás impotente y desearás negar la separación, sin embargo, poco a poco tienes que abrir los ojos para empezar a visualizarte en tu nueva vida.

#2.- Busca compañía si lo necesitas y relativiza la situación

Cada persona vive la ruptura amorosa de una manera, con lo que no podemos generalizar al respecto. Sin embargo, buscar personas con las que compartir tus sentimientos te ayudará a identificarlos, a desahogarte, a encontrar nuevos puntos de vista e incluso a apartarlos de tu pensamiento. Te conviene relativizar la separación, puesto que no eres la única persona en el mundo que se ha separado, cada día lo hacen miles de personas que consiguen reconstruir su vida perfectamente.

#3.- Desconecta

Tu mente necesita desconectar, necesita acción. Es un buen momento para emprender una nueva afición o para recuperar alguna ya olvidada. Evita la inactividad y haz ejercicio, manualidades o cualquier otra cosa que mantenga tu mente ocupada. Así pasan más rápidos los días y no te anclas en un bucle emocional negativo.

#4.- No busques culpables

Ni te eches a ti la culpa, ni se la eches a tu expareja. No sirve de nada y solo aumentará tu rabia o tu dolor. Puedes rehacer tu vida a pesar de la separación y de lo que haya pasado entre vosotros.

#5.- El amor no siempre dura para siempre

Olvídate de los cuentos de princesas y del amor para toda la vida. Las parejas atraviesan diferentes fases y muchas se rompen. Es un cambio en tu vida, no es un fracaso. Lo que hagas a partir de ahora depende de ti, no te presiones, pero no te aferres a la idea del amor para siempre. Con el paso del tiempo verás la situación desde otro punto de vista y entenderás que probablemente es lo mejor que te ha pasado.

#6.- Disfruta de tu propia compañía

Durante muchos años has compartido tu vida con otra persona, ahora es el momento de disfrutar de ti misma. Las personas cambiamos con el paso de los años y no sabes lo que te puedes llegar a sorprender cuando empiezas a conocerte mejor. Aprovecha la ocasión para hacer un viaje introspectivo que te ayude a saber quién eres y qué quieres. Si te sitúas a ti en el centro, te resultará más fácil eliminar a tu expareja de tus pensamientos y decidirás con más claridad qué es lo que ya no quieres en esta vida.

Ten en cuenta que nadie necesita una relación para estar bien. Una pareja ha de sumar, no se elige para cubrir un vacío interior.

#7.- Cuida tu imagen

En los ejercicios de enfocarte en ti misma se incluyen los de cuidar tu imagen. Incluye en tu día a día una dieta equilibrada y el ejercicio físico. Maquíllate, vete de compras, date algún pequeño capricho y siéntete especial. Es importante que la imagen que veas de ti en el espejo te guste, así que si lo necesitas arréglate. A medida que cuides tu cuerpo y tu imagen, mejorará tu autoestima y la confianza en ti misma, con lo que alejarás las emociones negativas de la separación.

#8.- Evita el contacto con tu expareja

Es evidente que los temas económicos ocuparán gran parte de tus preocupaciones tras la separación y afrontar una ruptura de pareja con deudas añade dificultades. Te hemos dado algunas ideas para que puedas resolverlos de una manera rápida y amigable, sin embargo, existen toda una serie de trámites administrativos y legales que siguen su curso.

Si no puedes pensar con claridad o no deseas hacerlo, lo mejor es que busques la ayuda de un profesional legal que te ayude con toda la gestión económica de la separación. Puedes confiar en esa persona la negociación de las deudas y de los bienes para evitar el contacto con tu ex. Te sentirás más tranquila si estás bien asesorada.

En estas líneas te hemos dado algunos consejos sobre cómo superar una ruptura de pareja con deudas. Date tu tiempo, la nostalgia es humana y no siempre resulta fácil comprender que los cambios son positivos y que tienes ante ti una nueva oportunidad para crecer y ser más feliz. Si a lo largo de este proceso te cuesta encontrar estabilidad emocional, el apoyo de un psicólogo experto te ayudará a sentirte capaz de afrontar la nueva situación que estás viviendo.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Ruptura de pareja con deudas ¿Qué puedo hacer?
Scroll hacia arriba