Ruptura. Primeros pasos hacia la superación

ruptura

La ruptura de un vínculo afectivo es un suceso siempre doloroso, no obstante, hay algunos aspectos que pueden ayudar a que la superación sea más rápida. Muchas personas, por desconocimiento, pueden quedarse bloqueadas en una espiral autodestructiva después de una separación y pretendemos dar herramientas para que no sea así. Queremos compartir contigo algunos consejos acerca de cómo identificar las causas del problema para superarlo más rápido.

Pasos para superar una ruptura

El modelo clásico de duelo nos hablaba de cinco fases de una ruptura clasificadas cronológicamente: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Es importante decir que no siempre se manifiesta así, no necesariamente se viven todas las etapas y la duración puede variar mucho en función de los recursos emocionales que hayas construido a lo largo de los años.

La experiencia nos dice que cada persona vive este momento de forma diferente y que, más que un modelo cerrado de duelo, hay que ofrecer herramientas para salir de este momento difícil. A fin de cuentas, cada uno tiene una historia única, de manera que se trata de facilitar su proceso. Los paradigmas son útiles como elemento que sistematiza pero, si se toman de manera dogmática, podemos encontrarnos con el problema de que pierdan esa funcionalidad.

Queremos enfocarnos más en un modelo que, desde la conciencia, te pueda ayudar a saber cómo superar una ruptura amorosa. En ningún momento queremos que dejen de fluir tus sentimientos, de manera que los consejos que te damos son compatibles con esta circunstancia. En cualquier caso, sí hemos decidido clasificar estos puntos de forma cronológica, partiendo del hecho de la ruptura para llegar al momento en el que nos abriríamos a otras personas.

#1.- Toma conciencia

En primer lugar, para solucionar un problema tienes que tomar conciencia de su existencia porque, de lo contrario, la evolución es sencillamente imposible. Por ese motivo, es imprescindible dejar pasar unos días para darte cuenta de la situación y valorarla. Es normal que los primeros días estemos como en una nube o no asumamos la realidad, pero pasado un tiempo hemos de empezar a digerirla. Por el motivo que sea la relación se ha terminado y tenemos que pasar página para seguir viviendo.

En ocasiones, la persona no acepta esta situación y puede pasar mucho tiempo en este bucle. Si hay ese riesgo, es recomendable pedir ayuda profesional. Por desgracia, si la relación ha sido larga es relativamente frecuente que quien siente que ha perdido en la ruptura de pareja recree la misma situación sin evolucionar.

#2.- Haz un balance de la relación

Cuando se acaba una relación de pareja, es bueno que hagas un balance de las cosas buenas y malas que ha habido porque esta experiencia tiene que ser un aprendizaje. Esto es especialmente importante porque, de cara al futuro, hay errores de los que puedes sacar buenas conclusiones. Ahora bien, si realizas este balance es necesario hacerlo en frío porque, si no, se perderá objetividad.

Una cuestión a considerar es que, probablemente, querrás ver las cosas desde tu punto de vista, y ese es un sesgo que tenemos todos. Por ese motivo, es bueno que te pares un momento para hacer un balance lo más objetivo posible. Te será más útil a medio y largo plazo.

#3.- Habla con tus seres queridos

Si tienes personas con las que hacerlo, habla acerca de tus sentimientos porque eso te ayudará a sentirte mejor. Ten en cuenta que, si dejas fluir tus emociones, el organismo, más tarde o más temprano, tiende al equilibrio. Por lo tanto, y aunque puedas pensar que no es importante, esta acción te ayudará. Mucha gente tiene el problema de guardar las cosas dentro y el simple hecho de verbalizar lo que sientes hace que te desahogues.

Eso sí, para que la experiencia no te resulte contraproducente, te recomendamos que elijas bien a la persona con la que compartes esta información. Aquellos familiares o amigos que han demostrado estar a tu lado durante los peores momentos son buenos referentes porque el grado de aceptación es mayor y te sentirás reconfortado.

#4.- No dejes de hacer tu vida normal

No es un secreto que obcecarse todo el tiempo en un pensamiento negativo es contraproducente y, por regla general, nosotros podemos hacer cosas para sentirnos mejor. Por este motivo, te recomendamos que realices tus tareas laborales o académicas con normalidad porque la rutina diaria te permitirá minimizar los efectos psicológicos de la ruptura. Aunque parezca simple, tener actividad nos ayuda a no estar pensando continuamente en el problema que tenemos.

Dejar nuestros quehaceres diarios más allá del tiempo estrictamente necesario es un error porque entraríamos en un círculo vicioso que no nos ayudará a superar la separación.

#5.- Dedica tu tiempo a una afición

Cuando tengas tiempo libre, sería conveniente ocuparlo en una afición o algo que te guste; se trata, en definitiva, de no monopolizar el tiempo en estos pensamientos y buscar alternativas. Si te gusta hacer deporte, no dejes de hacerlo. Y si eres aficionado al cine o a la lectura, este es un buen momento para aprovechar el tiempo. También puede ser conveniente abrirte a nuevas aficiones que en el pasado te resonaban y que ahora te interesan más.

Uno de los objetivos que has de buscar es el de reajustar tu tiempo porque la mayoría de la gente ha dedicado una gran parte de este a la relación que mantenía. Una vez que haya pasado la fase inicial de shock, será relativamente fácil ocupar tu tiempo libre. Incluso puede ser una oportunidad para descubrir nuevas posibilidades que te hacen feliz.

#6.- Abre tu círculo de relaciones

Uno de los problemas recurrentes tras una separación es la existencia de amigos comunes que se pierden o el hecho de que ahora te relacionas con menos gente que antes. Abrirte a nuevas relaciones es importante, pero debería ser la última fase de los pasos que enumeramos para superar la separación. La idea es que abrir tu círculo de relaciones sea un proceso natural, nunca fruto de la ansiedad o de un sentimiento de «falta de».

¿Por qué decimos eso? Entendemos que quieras conocer gente y superar el pasado pero, si haces eso cuando aún no has asumido las consecuencias de la separación, es posible que tus experiencias sean contraproducentes. Además, si parece que estás desesperada por conocer a alguien nuevo, las otras personas lo suelen captar, de manera que es mejor vivir este proceso sin ningún tipo de presión.

¿Y si me cuesta superar esta situación?

Pueden ser varias las razones que dificulten el proceso de cambio y, como primer consejo, tienes que dejar pasar un tiempo prudencial y poner de tu parte para volver a un estado de equilibrio. En el caso de que la situación persista, puede ser bueno que pidas ayuda profesional porque igual se da alguno de los siguientes casos:

1. La separación ha hecho aflorar algún problema de relación que existía de antes. Esta casuística es común cuando el vínculo afectivo era absorbente en exceso y te recomendamos que estés atenta a aquellas señales en tu comportamiento que consideres que hay que cambiar.

2. Por alguna razón, el estrés que te ha generado la separación te está causando problemas en el sueño, de ansiedad o estás experimentando dificultades en tu día a día. Si es así, no deberías dejar pasar el tiempo sin pedir ayuda porque se trata de una cuestión de salud emocional.

La ayuda profesional se concibe como un apoyo que sirve para superar el desamor y para que puedas construir nuevos recursos que te permitan avanzar, manteniendo relaciones afectivas sanas. Como a veces la relación tenía un vicio de origen, de lo que se trata es de evitar que esto vuelva a suceder. Por lo tanto, puede ser una oportunidad para mejorar en todos los sentidos.

De hecho, cuando se origina una ruptura siempre hay un aprendizaje, aunque este pueda resultar dramático. Si se parte de esta base, será más fácil tomar con filosofía la situación y tomar nota de cara al futuro. Afortunadamente, hoy la mayoría de la población asume que pedir ayuda profesional en un determinado momento no es malo.

Conclusión

La ruptura de una relación de pareja será más o menos traumática en función del tiempo, del nivel de compromiso y de la experiencia previa de la persona. Cada ser humano reaccionará de forma diferente ante el fin de una relación pero, en cualquier caso, consideramos que con los consejos que te hemos dado, te será más fácil superar esta circunstancia y salir fortalecida para abrirte a nuevas posibilidades. Aquí puedes leer más sobre cómo superar una ruptura de pareja de muchos años.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Ruptura. Primeros pasos hacia la superación
Scroll hacia arriba