Salud mental: 10 consejos para cuidarla día a día

En la mayoría de las ocasiones no prestamos a la salud mental la atención que se merece. Solemos caer en el error de pensar que la salud es una cuestión meramente física. Sin embargo, en muchas ocasiones, un malestar físico puede estar indicándote que hay algo que está mermando tu estabilidad psicológica o emocional.

Y es que, a veces, nos negamos a asumir que pueda existir un problema de salud mental que está provocando en nosotros un desequilibrio importante y, en lugar de prestar atención a las señales e intentar llegar a la raíz del problema para poner una solución, miramos hacia otro lado y nos negamos a nosotros mismos la ayuda que necesitamos. Sin embargo, es primordial para el ser humano saber reconocer los síntomas y atajar el problema lo antes posible.

Aunque, en el caso de que haya indicios de que tu salud mental pueda estar en peligro, lo ideal es solicitar la ayuda de un profesional, hay muchos aspectos que solo dependen de ti. Por eso, a continuación vamos a darte una serie de consejos que van a ayudarte a que encuentres ese equilibrio necesario para tu bienestar psicológico y emocional. ¿Nos acompañas?

Presta atención a tu salud mental

El estrés del día a día puede provocar que se desarrollen trastornos de ansiedad o cuadros de depresión, entre otros daños a tu salud mental. Las relaciones personales o laborales y los quehaceres diarios pueden hacernos sentir ansiosos, preocupados, estresados, inseguros… Esto puede tener consecuencias nefastas para nuestro bienestar emocional y, además, también podría afectar a la salud física. Lo más importante, como ya hemos dicho con anterioridad, es aprender a identificar los síntomas, tanto físicos como psicológicos.

A veces, un dolor de cabeza, una caída excesiva del cabello, una úlcera, un dolor de espalda o una forma de comer compulsiva, por ejemplo, puede estar indicándote que existe un problema de salud mental, no física. Así como también, siguiendo con los ejemplos, son claros signos de esto los cambios de humor continuos, la apatía o las pesadillas.

Cómo ser feliz y estar en perfecto equilibrio

Ahora bien, para que mantengas un perfecto equilibrio entre cuerpo y mente y evites este tipo de problemas que pueden afectar seriamente a tu salud mental y física, vamos a darte una serie de consejos que debes seguir. Presta mucha atención y mímate, recuerda que vida solo tenemos una y que eres el único que tiene el control sobre ti mismo.

#1.- Haz deporte

La popular expresión “Mens sana in corpore sano” no es ningún cuento chino. Mantener tu cuerpo en un estado saludable ayudará a que tu bienestar psicológico y emocional también se vea mejorado. Además, dedicar un tiempo a hacer ejercicio, aunque se trate de un paseo diario, también puede ayudarte a mejorar la autoestima. Aunque lo ideal es hacer deporte 2 o 3 veces a la semana, puedes ir introduciéndolo en tu rutina poco a poco y en la modalidad que más disfrutes. La práctica de ejercicio hace que se segregue endorfinas y serotonina, dos hormonas muy relacionadas con la sensación de placer y felicidad.

#2.- Cuida el sueño

El descanso es muy importante para cualquier ser humano. Es vital respetar las horas de sueño recomendadas para que tanto cuerpo como mente estén preparados para afrontar un nuevo día. Si no duermes de 6 a 8 horas diarias, tu salud se verá perjudicada, así como tu estado anímico y tu rendimiento físico y mental. Pero además de dormir las horas que se recomiendan, también puede ser interesante y muy beneficioso mantener una rutina con respecto a esto y procurar mantener siempre, en la medida de lo posible, los mismos horarios.

#3.- Presta atención a alimentación

Al igual que tienes que cuidar lo que comes y alimentarte correctamente para que tu cuerpo y mente funcionen como es debido, es primordial que, así como has de respetar los horarios para ir a dormir, lo hagas con los horarios de las distintas comidas del día. Intenta seleccionar los alimentos que incluyes en tu dieta a conciencia y desayunar, almorzar, merendar y cenar siempre a la misma hora para establecer una rutina que aporte más equilibrio y una energía adecuada a tu vida.

#4.- Comparte momentos con tus amigos

Si hay algo claro respecto al ser humano es que somos seres independientes, pero sociales. Todos necesitamos relacionarnos y pertenecer a algún grupo social para sentirnos realizados personalmente. Además, no debes centrar tu vida solo en las obligaciones diarias, ya que esto podría pasarte factura a la larga. Es importante  contar con tiempo para el ocio y qué mejor que compartir este tiempo con tus amigos para escapar de las rutinas diarias que, al final, terminan provocando estrés, aunque no seas consciente de ello . Además, hablar de tus sentimientos con amigos puede ser terapéutico ya que se trata de una persona que te escucha, te da consejos y te apoya. Sin duda, los amigos son un tesoro que hay que cuidar.

#5.- Tiempo de calidad en pareja

Si tienes pareja debes intentar, por todos los medios, dedicar tiempo para pasarlo juntos y hacer cosas que sumen a la relación. No olvides que una relación amorosa hay que cuidarla cada día y si no quieres que se enfríe a causa de tu estresante ritmo de vida, tendrás que reservarle tiempo y sacarle el máximo provecho. Además, ten en cuenta que tu pareja es otro de tus grandes apoyos y mantener con vida esa relación, también te dará más vida a ti.

#6.- No abuses del trabajo

Trabajar es positivo en todos los aspectos, es más, no tener trabajo puede ser motivo de cuadros de depresión o de ansiedad, sin embargo, hasta lo más beneficioso en exceso puede ser negativo. No te obsesiones con tu trabajo y no le dediques más tiempo del que crees que deberías o del que realmente puedes. A veces, nos autoexigimos demasiado y esto puede acarrear graves consecuencias para nuestra salud. Empieza a suprimir las horas que pasas de más en tu puesto de trabajo y otorga más espacio a la vida. Respira.

#7.- Ahorra para tu tranquilidad, no para estar más estresado

En muchas ocasiones, comenzamos a hacer algo para nuestro propio beneficio y nos obsesionamos con ello de tal forma que, al final, termina perjudicándonos. Es muy positivo contar con ahorros, puesto que esto nos dará una tranquilidad inmensa con respecto a lo económico, sin embargo, puede ser un arma de doble filo si nos obsesionamos con esto, ya que pueden aparecer frustraciones o sobre esfuerzos que tal vez sean innecesarios. Así pues, al igual que te recomendamos intentar ahorrar para vivir con más sosiego y sentirte realizado, te sugerimos que lo hagas sin obsesionarte y solo en la medida de lo posible. Recuerda que esto es solo algo optativo y adicional.

#8.-  Reserva momentos para ti

Si no te das tu lugar en tu propia vida estás perdido. A pesar de ser algo muy obvio, es muy común que entre tantos quehaceres y relaciones que tenemos que cuidar, a veces nos olvidemos de lo más importante, nosotros mismos. Las técnicas de relajación como la meditación pueden ser una buena forma de conectar con tu centro y alcanzar ese equilibrio que estás buscando.

#9.- Orden y limpieza

Aunque estamos hablando en todo momento de problemas internos que afectan directamente a las personas, debes saber que lo externo también influye. Es por esto que para un perfecto orden mental, es preciso que los lugares que frecuentas, o en los que más horas al día pasas, estén ordenados e higienizados. Un entorno libre de obstáculos visuales y con una buena iluminación y limpieza hará que puedas relajarte y sentirte mejor. El entorno es muy importante, por lo que debes mantener tu casa y tu lugar de trabajo tal y como te gustaría tener la mente.

#10.- Sesiones psicológicas periódicas

No siempre que acudas a un especialista tiene que ser porque ya existe un problema o trastorno, sino que es muy recomendable, por ejemplo, acudir al psicólogo online para mejorar tu situación actual sin necesidad de tratar ningún problema grave. Estas sesiones con el experto te ayudarán tanto a sentirte mejor como a prevenir o a detectar cualquier síntoma antes de que genere una alteración mayor. También te ayudarán a gestionar tus emociones y a seguir ciertas pautas que te conduzcan al equilibrio. Aunque cuentes tus problemas a tus amigos o familiares y creas que todo está bajo control, siempre es positiva la opinión y la intervención de un profesional que pueda ayudarte a mejorar tu autoestima y tu equilibrio mental.

Como ves, la salud mental es un tesoro que está en tus manos. Depende de ti que tengas mejor o peor calidad de vida. Sigue estos consejos y no permitas que las preocupaciones cotidianas interfieran en tu salud. Prioriza los aspectos que suman en tu vida y te hacen feliz. En este sentido, la ayuda de un psicólogo te facilitará el proceso y favorecerá que aumentes tu autoestima, controles los síntomas negativos y te sientas mejor. Si buscas este apoyo, los profesionales de TherapyChat, número uno en psicología online, pueden ayudarte.

Recuerda que el cuerpo es el reflejo del alma, por lo que no obvies las señales y, en el caso de que se presenten ciertos síntomas de ansiedad, busca la ayuda necesaria para atajar a tiempo el problema. Es tu responsabilidad velar por el bienestar de tu cuerpo y mente, merece la pena. ¿No crees?

Artículos relacionados

Ver más artículos >