Separación con hijos. ¿Cómo afrontar la ruptura?

Separación con hijos

Papá y mamá creen que yo no me daba cuenta, pero en realidad lo sabía todo. Ahora que soy más mayor lo veo más claro, pero hace cuatro años tenía diez y no entendía nada. Veía cosas pero no las comprendía. Eso sí, me dolían mucho.

A ver, no es que ahora no me moleste. ¡Claro que me gustaría que estuvieran juntos! Pero es que antes estaban juntos y era mucho peor que ahora. Yo también. Con el tiempo aprendes cosas. No es que lo piense mucho, pero cuando lo hago me doy cuenta de que, en realidad, me quieren a rabiar. ¿Cómo superar una ruptura amorosa? ¿Cómo afrontar una separación con hijos? Bueno, yo de amores no sé mucho, pero sí sé que cuando estás en medio, es un lío y te sientes culpable de todo. Yo puedo contar cómo lo viví y cómo estoy ahora.

El antes: ¡todo broncas!

Mis padres discutían todo el día y yo pensaba que era por mi culpa, por algo que habría hecho. Pero cuando les pillaba peleando ellos se callaban y hacían como si nada. ¡Como si no les hubiera oído desde mi cuarto! Me decían que no pasaba nada. Pero al día siguiente volvían a pelear, y al otro, y al otro…

Si te digo la verdad, no sé cuánto tiempo pasamos así. Casi no me acuerdo de que no estuvieran enfadados alguna vez, así que digo yo que llevarían años peleados. A mí me dolía mucho, porque no entendía por qué discutían y yo deseaba que papá y mamá se quisieran.

Un día, papá me dijo que estaban juntos por mí. Creo que no se llevaban bien y que solo se aguantaban para que yo estuviera bien. Pero la verdad es que era imposible estar bien así. ¿Para qué estar juntos si siempre estaban enfadados? Luego piensas lo contrario y te dan ganas de llorar porque no quieres que se separen. Pero ahora que tengo catorce años ya soy mayor. Sé que dolía mucho pero que, en realidad, lo que pasó después fue mejor.

El intermedio: llegó la custodia compartida

Después de años peleando, mis padres, para aprender cómo afrontar una separación con hijos fueron a terapia de pareja. Es como que vas a una persona que te dice cómo arreglar tus problemas con tu marido, con tu mujer, tu novia, tu novio… Algo de eso. No sé qué les cuentan a las parejas pero parece que sirve de algo, porque discuten menos y arreglan más.

Un día se sentaron conmigo y me dijeron muy tranquilos que iban a finalizar la relación y se iban a separar. ¡Buf! ¡Cómo lloré esa tarde! En el cole a algunos amigos les pasa como a mí, que tienen a sus padres separados. Los míos me dijeron que íbamos a hacer algo llamado «custodia compartida». Eso es que se separan y ya no viven juntos, pero que yo estaría con los dos. Dijeron que iban a vivir en casas distintas, pero seguíamos siendo familia y que yo no perdería a ninguno. ¡Guay!

Me costó entenderlo y hacerlo. Era como repartirse entre dos casas y no fue fácil. Pero creo que fue lo mejor, porque se acabaron las peleas y me lo pasaba mejor con ellos.

Un día le pregunté a mamá por qué odiaba a papá. Y me dijo que no lo odiaba y que no pensara que papá había hecho nada malo. Entonces le pregunté a papá y me dijo lo mismo. Entonces, si no se habían hecho nada, ¿por qué tanto pelear? La verdad es que todavía no sé qué pasaba entre ellos, pero sí sé que no me hablan mal del otro y les quiero igual a los dos. Nada de hacer bandos.

El después: ¿cómo superar una separación con hijos después de muchos años?

¿Cómo afrontar una separación? Nos tuvimos que acostumbrar a cosas nuevas. Los horarios, por ejemplo. Y lo de vivir en dos sitios a la vez, un tiempo con uno y otro tiempo con otro. Un lío importante pero te acostumbras, como a todo.

Tienen que ponerse de acuerdo con algunas cosas. A mí me gusta ir de acampada con mamá, pero si es para ver una peli me divierto más con papá. ¡Nos partimos de risa! No sé, cada uno tiene lo suyo. Y luego hay cosas que hacemos todos juntos, porque no se ven casi nada, pero cuando lo hacen estamos los tres y es algo que me hace muy feliz. Por ejemplo, en los cumpleaños. O en la comunión de la prima Ángela el año pasado. También vienen juntos a verme a natación. Y van juntos a las reuniones del cole.

Vamos, que siempre están ahí. Se llaman por teléfono y casi siempre es para hablar de mí. Es raro ver que antes me parecía que discutían por mi culpa pero, ahora, en realidad creo que soy todo lo que les da fuerzas para seguir adelante. Creo que esa es la respuesta a la pregunta de cómo superar un divorcio con hijos. Pues eso, pensar en los hijos.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Separación con hijos. ¿Cómo afrontar la ruptura?
Scroll hacia arriba