Ser padres. La ansiedad de los padres primerizos

La ansiedad de los padres primerizos

La ansiedad de los padres primerizos muestra ese punto de inflexión que los protagonistas sienten en sus vidas ante un cambio que produce alegría, pero también, un extra de responsabilidad. Los padres primerizos reciben muchos consejos sobre el cuidado del bebé por parte de su entorno familiar más cercano, además, también surge la tendencia a consultar una amplia información sobre el tema. Sin embargo, el aprendizaje de la paternidad y la maternidad está centrado en la experiencia de ser padres.

¿Por qué aparece ansiedad al ser padres?

Esta ansiedad de ser padres primerizos también está vinculada con los propios cambios que se producen en las circunstancias personales. Por ejemplo, cambios en el ritmo de sueño, cansancio acumulado y atención continua al bebé. A su vez, si te encuentras en una situación de este tipo también puedes observar cómo cambia tu agenda social, es posible que eches de menos tener más tiempo libre para estar a solas o para quedar con tus amistades. Este es un momento de cambio muy importante. Al propio cambio se suma el efecto de la novedad de una experiencia que está cargada de expectativas de felicidad.

Aunque depende de la personalidad de cada uno, por lo general una de las principales preocupaciones de padres y madres es si estarán a la altura de este momento. Deseas que tu bebé sea feliz y te preocupa su bienestar. Por ejemplo, tal vez sientas preocupación al escuchar el llanto del bebé porque no sabes exactamente qué le ocurre.

Cuando nace tu primer bebé, sientes que se convierte en el corazón de tu mundo, es decir, centra tu atención principal cada día. Sin embargo, tu vida sigue su curso habitual. Por ello, las responsabilidades del cuidado del bebé también vienen a sumarse a otras tareas como las labores domésticas, la preparación de los menús, la gestión de la contabilidad doméstica o los futuros proyectos profesionales.

A todo ello, también pueden sumarse circunstancias que incrementen este sentimiento de estrés. Por ejemplo, visitas inesperadas en casa por parte de amigos y familiares que desean ver al bebé. A pesar de que sea algo positivo, una visita improvisada en este momento puede resultar un tanto caótica a nivel emocional para los padres. Especialmente, si esta situación se repite de manera habitual. Cuando nace tu bebé, tú sigues siendo la misma persona de siempre, pero tu vida ha cambiado por completo. Aquí puedes leer más sobre el papel de las emociones en este momento.

¿Cómo calmar la ansiedad al ser padres?

#1.- No te compares con otras personas

Es posible que admires a otros padres de tu entorno que parecen tener la decisión adecuada en cada momento. Sin embargo, la realidad es que esas personas también vivieron las dudas de los primerizos. Ten paciencia y acepta tus propios ritmos para asimilar los cambios que se han producido en tu vida. Cuando te comparas con otras personas te generas una fuente de sufrimiento innecesario al posicionarte en un rol de inferioridad.

Tú eres una persona única y tu bebé también lo es. Por tanto, el vínculo que ambos vais a formar también tiene una esencia que os implica como protagonistas. Eso no significa que no puedas pedir consejos a personas de tu confianza. Pero ten empatía para recordar que esas personas también pasaron por un proceso muy similar al que tú estás viviendo ahora.

#2.- Comunicación asertiva

En este momento, es mejor que no des nada por supuesto. Por ejemplo, pide a tus amigos y familiares que antes de ir a visitarte a casa contacten contigo a través del teléfono para acordar un momento que os venga bien a ambos. Además, las personas de tu entorno agradecerán esta claridad en el mensaje puesto que, aunque desean conocer al bebé, entienden las circunstancias propias de esta etapa de adaptación.

La comunicación también es muy importante para reforzar la relación de pareja y el diálogo se vuelve fundamental en un momento de cambio en el que la colaboración es necesaria. Aquí puedes leer más sobre educación emocional.

#3.- Lee libros sobre cómo ser padres

Disfruta de la lectura de estas páginas. Subraya algunas ideas que te parezcan interesantes. Este espacio para la lectura puede ayudarte a reflexionar sobre cuestiones que ahora te implican como protagonista. Sin embargo, recuerda que más allá de la información teórica presente en las páginas de una obra, cada caso es particular y concreto. Selecciona libros de autores especializados.

Evita el perfeccionismo puesto que todo ser humano comete errores en los distintos ámbitos de su vida. Vive esta etapa desde la perspectiva del aprendizaje que te permite evolucionar en positivo hasta ser tu mejor versión. Recuérdate, con más frecuencia, que estás haciendo todo lo posible para ser un buen padre o una buena madre. Es decir, en lugar de hablarte en un tono negativo desde esa voz del perfeccionismo que está tan cargada de juicios de valor, es importante que practiques la amabilidad.

La manera en la que te hablas a ti mismo influye en cómo te sientes. Pasan tantas ideas por tu mente a lo largo de un solo día que es importante que tomes conciencia de la influencia que tienes sobre tu propia vida. Haces las cosas lo mejor que sabes y que puedes. No te exijas imposibles. Aquí puedes leer más sobre cómo trabajar el autocontrol emocional.

#4.- Actualiza tu lista de prioridades

Tus circunstancias no son las de hace un año. Por ello, es conveniente que establezcas una jerarquía de motivaciones que esté alineada con las nuevas circunstancias. Vive el presente desde el presente sabiendo, además, que este es un periodo temporal. Por tanto, disfrútalo. Puede ocurrir que tal vez eches de menos algunos factores de tu etapa previa, sin embargo, recuerda que cada momento de la vida tiene su encanto.

¿Cuál es tu lista de prioridades? Anótala por escrito y actúa de forma coherente con esas expectativas. Refuerza tu autoconfianza por medio de ejercicios de visualización en los que te observes a ti mismo en este nuevo rol. Además, también puedes escribir un diario emocional centrado en describir experiencias y sensaciones de este momento. En un momento de tantos cambios también necesitas comunicar cómo te sientes y expresar esta información.

Por ello, la técnica de la escritura en forma de diario puede darte un espacio de introspección. Esta escritura también tiene un valor de futuro puesto que, cuando hayan pasado unas semanas, podrás volver a releer estas páginas y notarás cómo tu posición ya no es la misma. Cada día que pasas obtienes nuevas experiencias de aprendizaje y conoces más a tu bebé.

#5.- Organiza el presupuesto mensual

La ansiedad de los padres primerizos también puede estar vinculada con el estrés que produce el factor económico. Los preparativos para la dar la bienvenida al niño incluyen una lista de gastos extra a los que hay que hacer frente. Puedes elaborar un plan de acción para reducir gastos.

Por ejemplo, evita comprar mucha ropa en un primer momento porque el niño está inmerso en un proceso de crecimiento. Identifica cuáles son los gastos prioritarios y cuáles son los secundarios en este momento. Centra tu plan de ahorro en esos gastos que no son tan necesarios.

Este es un buen momento para reforzar el hábito de comparar precios antes de hacer una compra definitiva. Muchos familiares y amigos también suelen realizar un regalo al niño para darle la bienvenida en una clara demostración de afecto. En ese caso, puedes tomar la iniciativa de dar ideas a las personas con las que tienes confianza. De este modo, podrán acertar mejor en su regalo al sorprender al niño con regalos útiles y prácticos de cosas que realmente necesita.

#6.- Un paseo diario

Una de las rutinas terapéuticas que pueden hacerte sentir bien en este momento de tu vida es la experiencia sencilla de dar un paseo con el bebé. Es una excusa para cambiar de entorno y este estímulo de novedad también es un buen complemento a la rutina cotidiana del hogar. Además, este paseo también puede ser una ocasión para compartir con otras personas. Por ejemplo, tal vez un familiar desee acompañarte a ti y al bebé. Después de haber caminado, volverás a casa con una energía más vital.

Durante el paseo, recibes estímulos que te ayudan a conectar con el presente. Las vistas del paisaje que se encuentra en tu entorno, los sonidos que escuchas en la calle o las sensaciones de cada lugar. No te anticipes a todas aquellas tareas que te quedan pendientes de desarrollar a lo largo de la jornada. Céntrate en el que te encuentras y vive cada día desde esta perspectiva puesto que la ansiedad también puede ser el fruto de la dinámica de la anticipación continua.

El ejercicio de caminar es una rutina de bienestar integral que no solo nutre tu mente, sino también tu cuerpo.

Ser padres es una experiencia única

Sí, te encuentras ante un momento muy especial. Sin embargo, la ansiedad en los padres primerizos es una experiencia muy humana. Refuerza tu propia resiliencia a través de estos consejos prácticos, tu bebé es una de las personas más importantes de tu vida. Cuida este nuevo vínculo y disfruta de este amor incondicional que es nutritivo en sí mismo frente al estrés. ¿Cómo ser padres primerizos y felices? Con ilusión y mucha responsabilidad.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Ser padres. La ansiedad de los padres primerizos
Scroll hacia arriba