Sexualidad: disfruta al máximo

sexualidad

Si quieres disfrutar al máximo de tu sexualidad y del sexo en pareja, lo primero que debes hacer es creer en ti. Es importante tener el convencimiento de que tienes muchas probabilidades de obtener un éxito rotundo. Trabaja para conservar muy alta la autoestima, firme la moral e intactas todas tus habilidades sociales. Es algo que se recomienda en la terapia sexual.

Tener la autoestima alta no implica diseñar una estrategia para iniciar la maniobra de acercamiento. Conviene que haya frescura y ‘espontaneidad’ en la realización de gestos y en la emisión de mensajes. De hecho, cuentan los biógrafos de Marilyn Monroe, el icono erótico mundial femenino del siglo XX, que los hombres no solo caían rendidos a sus pies por su espectacular belleza física; también ayudaban una serie de gestos y miradas que ensayaba delante del espejo. Esas miradas eran capaces de retorcer la voluntad del hombre más fiel sobre la faz de la tierra. Los momentos íntimos en pareja es un juego de gestos y miradas, ¡aprende a jugarlo!

Potencia la sexualidad: seducción en cinco pasos

#1.- La seducción bien entendida empieza por uno mismo

Si consigues la autoseducción tendrás mucha más soltura a la hora de ‘encandilar’ a otras personas. Cuida tu autoestima para quererte más, así sentirás que resultas mucho más apetecible. A conseguir esto puede ayudarte la masturbación, eficaz para explorar tu cuerpo y obtener las más placenteras sensaciones. Se trata de algo positivo tanto para la sexualidad masculina como para la femenina, pero resulta de especial utilidad a aquellas mujeres que tienen dificultades para alcanzar el orgasmo. La ausencia de orgasmo femenino puede tener que ver con una insuficiente autoexploración.

Masturbarse es una forma de  autoconocerse, y eso resulta muy enriquecedor de cara al sexo en pareja. Un nuevo estado en el que hay que seguir recurriendo a la seducción, aunque se trate de fascinar siempre a la misma persona. Cuando alguien se conoce bien está en disposición de pedirle a su pareja aquello que le satisface. Aquí puedes leer más sobre la anorgasmia femenina.

#2.- Combate la rutina y mantén la libido en lo más alto

Que en la variedad está el gusto, es algo que hemos oído muchas veces y en el contexto en el que nos movemos cabría señalar que ‘nunca mejor dicho’. Pero es una evidencia, la inercia y el conformismo en las relaciones de pareja suele intentar apoderarse de tu relación. Así pues, seguid disfrutando en la cama, haciendo aquello que os gusta, pero id probando cosas nuevas. ¿No has probado a mandarle a tu pareja un whatsapp de lo más comprometedor, muy explícito, justo a la hora en la que sabes que está en el trabajo? De lo que se trata, es de asegurar la llama encendida, de mantener en vilo a la persona amada, de que no haya dos días iguales para el sexo en pareja.

#3.- Planifica y disfruta

La terapia sexual te enseñará que la intimidad no tiene que asociarse necesariamente a los mismos días ni a la misma hora, porque podría ser una concesión a la rutina. Pero, si vais hasta arriba de trabajo y apenas encontráis tiempo para dar rienda suelta a vuestra intimidad, haced uso de la planificación, intentad que al menos una noche a la semana o cada quince días, pueda ser solo para vosotros. Si es preciso, mandad a los niños con los abuelos o pedid a estos que vengan a casa para cuidarlos. Y vosotros, luciendo las mejores galas, id de cena romántica y copas, y si el presupuesto alcanza, reservad en ese hotel que os gusta tanto. Porque de la rutina a la ‘no práctica’ del sexo hay un paso y reavivar la llama es posible.

#4.- Un beso de verdad

El beso resulta muy importante en la hoja de ruta de la seducción, aunque no se sabe muy bien por qué, suele practicarse de forma desinhibida en la pubertad y la adolescencia mientras que en la edad adulta queda como algo perteneciente a la más estricta intimidad, casi, casi, para cuando entramos en acción debajo de las sábanas. No obstante, el beso resulta mucho más importante de lo que creemos, tanto que hay que elegir el momento apropiado para darlo. Utilízalo con deseo sexual y con ganas de provocar escalofríos a la persona amada. Con un beso así, todo el mundo imagina lo que puede llegar de inmediato.

#5.- El poder de la mente

En la terapia sexual aprenderás a desarrollar tu intimidad sexual con atención plena. Concéntrate en el momento presente, analiza las sensaciones, observa tus emociones y los efectos en tu cuerpo. Esto es especialmente importante ante situaciones como la dispareunia.

Trabajar una sexualidad consciente hace que no te dejes llevar por el piloto automático de la mente. Olvida el pasado, no anticipes el futuro y céntrate en el aquí y ahora. Existe incluso una corriente dentro de la psicología sexual que se encarga de esto, el conocido mindfulsex.

Uno de los puntos más importantes del mindfulsex es olvidar las metas o expectativas que podamos tener, el ocuparnos sólo del presente hará que las relaciones sean más placenteras, algo especialmente importante cuando existe ansiedad sexual.

Lo que no se te puede olvidar en la cama

Para conseguir una sexualidad satisfactoria hay que alcanzar el máximo de concentración posible. Pero, ¿cómo?

sexualidad

Respirando bien

El estrés y la tensión no son buenos compañeros del placer, razón por la que conviene que, antes de entrar en materia, te dediques algunos minutos a ti, haciendo una tabla de ejercicios que deben ayudarte a alcanzar la relajación máxima.

Así podrás calmarte y comenzar el acto sexual pensando en el placer que harás sentir a tu pareja y en el que ella o él te proporcionará a ti, esto es fundamental en problemas sexuales como la eyaculación precoz o el vaginismo. Los momentos íntimos no deben ser una fuente de tensión sino un espacio de relax.

Dando a los movimientos la importancia que tienen

Ten los cinco sentidos puestos en lo que estás haciendo, en los movimientos de tu pareja y en los tuyos. Olvida las presiones y disfruta el momento. Deja de lado el fin al que hay que llegar y centra tu atención en las sensaciones actuales. Aquí puedes realizar un test de sexualidad para reflexionar sobre el estado actual de tu relación.

Liberando la mente de pensamientos inoportunos

Piensa en ti y tu pareja, en lo que estáis haciendo, en el placer que está por venir. Tienes que evitar que en un momento tan especial puedan aparecer por tu cabeza pensamientos castrantes. Este tipo de pensamientos pueden provocarte anorgasmia, o lo que es lo mismo, pueden hacerte difícil que alcances el orgasmo.

Existen factores como la fatiga, la falta de ganas, el insomnio o las frustraciones personales o laborales que también pueden desequilibrar los reflejos sexuales y provocar impotencia.Y es que, si en pleno éxtasis se te ocurre decir que esta tarde has recibido un mensaje de la maestra de vuestro hijo quejándose de algo que ha ocurrido en la escuela, o que hay que tirar la basura, se puede romper la magia del momento.

Errores que no debes cometer en la cama

  • Pasotismo y dejadez. La cama es importante, pero resulta más atrayente si viene acompañada de velas, aceites aromáticos o lencería de lo más excitante.
  • Miedo a que vean tu cuerpo desnudo.Suele ocurrir en las primeras citas. Pero el consejo es que elimines de tu cabeza los pensamientos negativos y que únicamente pienses en el placer que está a punto de llegar. Si los complejos impiden que lleves a cabo tu vida sexual con naturalidad puede ser muy útil la ayuda de un psicólogo online para trabajar la autoaceptación.

En definitiva, para disfrutar en el amor y en el placer, hay que empezar por quererse a uno mismo, por tener muchas ganas de dar y sentir placer y por poner toda la carne en el asador para conseguirlo. Anímate a vivir tu sexualidad plenamente y a hacer que la intimidad de la pareja sea una experiencia satisfactoria.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Sexualidad: disfruta al máximo
Scroll hacia arriba