TherapyChat Content

La psicología online te aporta herramientas y estrategias para conocerte y sentirte mejor. Aquí encontrarás consejos y artículos de nuestro equipo de psicólogos especializados para ayudarte en tus diferentes momentos vitales. Si deseas hablar con un psicólogo, en TherapyChat podemos ayudarte.

Ansiedad

Síntomas del estrés laboral

La sensación de estrés es conocida por muchos trabajadores que en algún momento han vivido un episodio de estas características. Los síntomas del estrés laboral  son importantes porque ofrecen una información que es necesario escuchar. A veces ocurre que, ante la urgencia de la ocupación y del cumplimiento de los plazos de tiempo, esos síntomas son silenciados y puestos en un segundo plano.

Esta experiencia de estrés puede hacer que cambies aspectos significativos de tu estilo de vida presentes hasta el momento. Por ejemplo, alguien que realizaba ejercicio físico con regularidad puede que ya no sea tan constante en este punto. ¿Qué otras variables puedes observar? ¿Cuáles son las señales del estrés que conviene atender? En este artículo puedes descubrir información sobre el estrés laboral y los síntomas que produce.

La alteración del sueño

Es posible que sientas el peso de uno de los síntomas del estrés laboral si sientes una mayor sensación de cansancio o te resulta más difícil conciliar el sueño. Es en ese momento de inactividad laboral cuando te sumerges en el silencio de la noche, cuando tu mente comienza a girar en torno a todas las preocupaciones relacionadas con el trabajo. 

Este estado de preocupación hace que la calidad del sueño empeore. Cuando te despiertas a la mañana siguiente, puedes notar que no has conseguido el nivel de energía deseado.

El aumento de las preocupaciones

En una situación de estrés se corre el riesgo de llevar los problemas del trabajo a casa y la dificultad para conseguir separar el ámbito privado del profesional. Esto hace que incluso tu propia vida pueda verse condicionada por esta circunstancia. Como consecuencia del malestar, es posible que alguien que pase por una situación similar muestre menos motivación para los planes sociales y una menor predisposición a la hora de llevar a cabo actividades que antes disfrutaba.

Las preocupaciones son una de las principales causas del estrés y están relacionadas con la tendencia a observar la realidad desde el filtro de la negatividad. El estrés incrementa el pesimismo. La preocupación está vinculada con el miedo y todo esto ocasiona que te sientas al límite en distintos momentos por motivos de trabajo.

Los despistes

El estrés, cuando es habitual, afecta de manera negativa a la capacidad de mantener la concentración en torno a un objetivo inmediato. Puedes sentir que las circunstancias te superan en más de un momento. Este estado de tensión hace que puedas vivir olvidos que en realidad están motivados por los síntomas del estrés laboral.

La experiencia de felicidad en el trabajo nace de la capacidad de estar presente. Esta presencia consciente puede llevarse al plano de la productividad y al ámbito de las relaciones en la oficina. Cuando experimentas este ingrediente, tienes dificultades para concentrarte realmente en el ahora.

La prisa y la urgencia

El estrés te lleva a la prisa y a la sensación de urgencia. Una vez que se ha producido un despiste de este tipo, es posible que te sientas responsable por ello, al darte cuenta de las consecuencias que ese error puede tener en tu productividad.

Estos despistes son llamativos cuando más allá de tu profesionalidad, descubres que hay detalles que parecen escapar de tu control. Lo verdaderamente significativo, en este caso, es la frecuencia con la que se producen esos olvidos y las consecuencias que pueden tener.

El estrés laboral y los síntomas que produce requieren de una toma de conciencia para generar cambios con sentido. Esta dificultad para mantener la concentración también afecta a tu disposición para la formación permanente y el aprendizaje a través de la realización de cursos orientados a la mejora de la situación profesional.

El cansancio, el estrés laboral y sus síntomas

Al esfuerzo que realizas en tu rutina cotidiana para cumplir con tus objetivos profesionales se suma el propio desgaste de ese diálogo interior que surge en un momento de estrés. Las preocupaciones no tienen una entidad visible en forma de un peso observable, sin embargo, su huella sí produce un impacto en el estado de ánimo. Este agotamiento puede ser la consecuencia de una situación estresante que has estado resistiendo durante un tiempo. De esta manera este cansancio anímico también repercute negativamente en la vitalidad física.

Siguiendo con lo expuesto en el apartado anterior, si imaginamos a una persona que se encuentra en este punto debemos saber que puede entrar en un bucle. Es decir, al propio cansancio que sufre se le suma el hecho de que la alteración del descanso producido por el estrés repercute de manera significativa en el propio bienestar.

La desmotivación laboral

Otro de los principales síntomas del estrés laboral se traduce en la sensación de cansancio generalizado que se establece en relación con el empleo. Cuando el estrés alcanza un nivel intenso, es posible que dejes de disfrutar con aquello que haces. Probablemente el domingo por la tarde, ante la perspectiva de una nueva semana, experimentes la tristeza por este nuevo retorno al trabajo. Vivir a la espera de que llegue el viernes es un ejemplo real de lo que implica no aprovechar el tiempo de manera consciente. La felicidad no debe depender del día de la semana. Cuando alguien sufre estrés laboral, el factor temporal adquiere un significado importante.

Este agotamiento te lleva a soñar de una manera cada vez más insistente con las vacaciones. Deseas tomarte un descanso, sientes que lo necesitas como una prioridad. Este es un tipo de cansancio que no finaliza con una siesta.

La actitud personal en el trabajo

El ámbito laboral no solo se reduce al desempeño y al cumplimiento de tareas que están vinculadas con el puesto de trabajo que realizas. Cuando acudes a tu puesto de trabajo, también te relacionas con otras personas que forman parte del organigrama de la empresa. Los lazos interpersonales son vitales en la organización. ¿Qué sucede cuando sufres estrés? Por ejemplo, esto se nota en tu actitud.

Sigues siendo la misma persona de siempre a pesar de que los demás sientan que has cambiado. Ellos observan nuevos comportamientos y gestos. ¿Cómo puede influir de manera negativa el estrés habitual en el trabajo en equipo? En el ámbito de la comunicación interpersonal, tan necesaria para el trabajo en equipo, es probable que tengas dificultades para escuchar activamente a los demás. El estrés laboral y los síntomas crean una condición que puede limitarte en tu día a día cuando sientes que todo se te desborda.

La escucha depende de muchos factores. Especialmente, depende de cómo te sientes. Cuando alguien sufre estrés laboral, experimenta una sensación de ruido que le aleja de las condiciones ideales para concentrarse en un diálogo asertivo en el que existe un fin constructivo. En una situación así, existen muchas actitudes posibles. Entre ellas, estar ausente o imponer el propio criterio al otro.

El estrés puede notarse en el tipo de relación que estableces con los demás y en el vínculo que tienes contigo. Puede ocurrir que quien está en este punto se cuide menos al sentirse encerrado en un círculo que observa desde una visión en forma de túnel. Por ejemplo, puede suceder que descuide su alimentación. Conviene escuchar al estrés laboral y los síntomas cuanto antes ya que pueden agravarse si no se atienden a tiempo.

En relación con la información que los demás te ofrecen de tu propia persona, puede ocurrir que tengan la imagen de alguien que se muestra de manera seria o incluso en ocasiones mostrando enfado. Este cambio puede ser todavía más significativo si la sonrisa era una característica habitual en tu lenguaje corporal. No obstante, los síntomas del estrés laboral pueden superarse.

Las molestias físicas que produce el estrés

La esencia de un trabajador no solo puede visualizarse desde el punto de vista de su realidad psicológica o emocional. La realidad corporal también es importante. Este malestar puede producir síntomas físicos. Cada persona es única y diferente. Esto es algo que conviene recordar siempre al describir síntomas relativos al estrés. ¿Cuáles son las molestias más frecuentes? Por ejemplo, los nervios en el estómago, la sensación de mareo, el dolor de cabeza, el cansancio generalizado, la sensación de rigidez... ¿Observas algún punto débil? En un momento así, no te encuentras bien porque experimentas algún tipo de síntoma que te incomoda.

Los desórdenes producidos por el estrés convienen ser atendidos a tiempo por profesionales. Puede ser necesario pedir ayuda psicológica para identificar la causa y origen del malestar. El fin de este proceso es elaborar un plan de acción terapéutico con el que generar cambios significativos en la vida profesional, que se reflejarán en la social.

Conviene puntualizar que para identificar una situación de estrés es necesario que observes varios de estos síntomas del estrés laboral en primera persona. Adquieren un mayor significado en un contexto en el que distintas variables están interconectadas con ese malestar. Un malestar que tiene su origen en una situación laboral pero que termina condicionándote de manera general y en tu día a día.

Por tanto, si crees que los síntomas te afectan de manera directa y quieres saber cómo combatir el estrés, pide ayuda para buscar una solución. Cuando alguien está viviendo un proceso de este tipo, debe tener cuidado con evitar normalizarlo y aprender y desarrollar nuevos hábitos y habilidades para una mejor gestión emocional.

Si quieres mejorar tu nivel de bienestar, en TherapyChat podemos ayudarte. Somos el N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

 

Ansiedad