Soledad. Aprende a ponerla de tu parte

soledad

La soledad es una de esas experiencias de la vida que no solo resulta inevitable, sino que además, es natural. Como persona eres social, sin embargo, la necesidad de estar en contacto permanente con los demás puede derivar en relaciones de dependencia.

La soledad es ese espacio que identificas como propio. Lo más importante no es la soledad en sí misma, sino la interpretación que tú haces de esa realidad. ¿Cómo vivir esta experiencia de manera constructiva y sin asociarla con la tristeza?

10 consejos para disfrutar más de la soledad

#1.- Observa el lado positivo de la soledad

La soledad puede provocarnos un estado de ánimo depresivo. Por eso es importante que intentes ver el lado positivo de todas las situaciones. Por ejemplo, si decides ir a ver una obra de teatro, puedes elegir tu oferta teatral preferida sin tener que negociar la elección final con otra persona. Si realizas un viaje de turismo de proximidad, puedes recrearte en tu excursión haciendo en cada momento lo que más te apetece.

No se trata de convertir la soledad en algo absoluto, sino en una experiencia que te permite observar desde una perspectiva distinta los planes cotidianos.

#2.- Haz las cosas que te gusta hacer

Uno de los grandes secretos para transformar la soledad en tu aliada es que el hecho de no tener con quién compartir un plan en determinado momento no se convierta en una excusa para no practicar tus actividades preferidas en tu tiempo libre.

Imagina que te mudas por cuestiones laborales a una nueva ciudad. Esa decisión profesional, de manera lógica, te sitúa en un entorno en el que tienes que salir fuera de tu zona de confort para conocer gente nueva. Pues bien, puedes adoptar esta actitud proactiva también en tu lugar de residencia habitual.

#3.- Busca sensaciones positivas

Existen planes que, por sí mismos, ofrecen una agradable sensación de compañía. Por ejemplo, cuando paseas por un paisaje verde, sientes que la fuerza trascendente de la naturaleza te abriga con su poder natural. Cuando lees tu revista preferida, este entretenimiento se convierte en una agradable experiencia de información.

Cuando te sumerges en un buen libro, sus personajes se convierten en tus mejores amigos durante varios días o semanas. Cuando escuchas música, esa banda sonora te acompaña allí donde vas. Lo mismo sucede cuando escuchas la radio o ves la televisión en casa. La experiencia de compañía va más allá, por tanto, del hecho de estar presencialmente con otra persona. Este consejo es fundamental a la hora de saber cómo superar la tristeza.

#4.- Fomenta tu introspección

Observa cómo los planes de grupo son más interesantes gracias a que, antes o después, has podido romper esa dinámica por medio de un espacio para ti.

De hecho, en esos instantes solitarios también puedes experimentar la compañía emocional de las personas que son importantes para ti a través de los recuerdos. Es posible que, a través de la reflexión o el recuerdo de alguna anécdota, vengan a ti momentos que vuelven a cobrar vida propia en tu mente.

#5.- Observa los ejemplos positivos

Aprende de aquellas personas que son un ejemplo de independencia y autonomía para ti. Personas a las que siempre has admirado por su iniciativa para conquistar sus sueños, cumplir sus metas y emprender nuevos caminos.

Nadie puede delegar su felicidad en manos de una tercera persona, por muy próxima que sea. Por esta razón, ese ejemplo de empoderamiento es vital para transformar la vivencia de estar sola en ciertos instantes, en un buen antídoto de bienestar.

Por ejemplo, si te gusta escribir, encuentra inspiración para escribir un poema. Si te encanta pintar, entonces, puedes jugar con los colores. En estos instantes también puedes incrementar tu concentración para estudiar un nuevo idioma, por ejemplo. En definitiva, esos momentos también son prácticos y funcionales para ocuparte de asuntos de lo que nos puedes hacerte cargo cuando estás rodeada de gente. Seguro que tienes proyectos profesionales y personales en los que te gustaría trabajar. Este es un buen momento para ocuparte de todo aquello que es verdaderamente significativo para ti.

#6.- Identifica esta experiencia como una ganancia

El encuentro amistoso con otras personas puede producir muchas satisfacciones en forma de alegría por el reencuentro, sin embargo, también es posible experimentar conflictos de comunicación, decepciones y enfados.

Por el contrario, cuando estás sola, tu ánimo no es vulnerable por estos factores externos. Ahora puedes centrarte en ti de verdad. Puedes reforzar tu introspección para poner en orden tu lista de prioridades, actualizar sus sueños de vida, reflexionar sobre todo aquello que sea significativo para ti y potenciar la gratitud por el presente.

#7.- No evites la soledad

No evites esos instantes de ausencia de gente porque, en ese caso, experimentas mayor incomodidad cuando estás sin compañía. Esta evitación solo hace que el miedo sea cada vez más fuerte. Por el contrario, por medio de la propia experiencia del vivir, puedes acumular vivencias que te ayudan a confrontar tus creencias sobre este asunto con la realidad misma.

Si te das la oportunidad de vivir instantes bonitos desde esta perspectiva, te darás cuenta de cómo un día puede ser muy feliz por el simple hecho de que has tenido una cita a solas contigo. Es decir, has disfrutado de una jornada haciendo aquellos planes que más te apetecen. Y, entonces, vuelves a casa con el recuerdo de una agradable experiencia que te apetecerá repetir en algún momento.

#8.- Busca un entretenimiento

Este es otro ejemplo de cómo esos instantes solitarios pueden ser profundamente felices gracias al compás de la música. Por medio de una afición creativa que puedes ejercitar en tu propia casa, tu rutina adquiere un nuevo significado. Si te encantan las manualidades, entonces, ejercita este lado creativo que tanto te define.

Si la cocina es una de tus grandes pasiones y te encanta la repostería, entonces, también puedes ocupar una parte de tu tiempo en la elaboración de esos dulces gastronómicos. En definitiva, encuentra un propósito y enriquece tu tiempo con esas vivencias. Si el tiempo es un bien tan preciado, nada mejor que invertirlo en acciones que te aportan tanta satisfacción. Esto es clave, por ejemplo, para entender cómo combatir la tristeza.

#9.- Aprende de lo vivido

Vive la vida con la vocación de la celebración por un nuevo día que es motivo de ilusión. La vida es tiempo. Por tanto, cada fragmento temporal que experimentas en compañía o en solitario, se transforma en un legado de amor que compone una biografía de la que ya has escrito muchas páginas. Sin embargo, la más importante es aquella que se vive en presente. Aplica las lecciones del ayer en el ahora. ¿Qué lecciones has descubierto hasta la fecha en torno a este tema? Intenta reflexionar al respecto.

#10.- Activa tu diálogo interior

Cuando quedas con una amiga después de un tiempo, te gusta disfrutar de esa experiencia para compartir todas las novedades de tu vida reciente y conocer también los detalles más significativos para tu amiga. Estar contigo misma no significa estar en silencio de manera literal. En algunos momentos, ese silencio puede ser muy gratificante.

Sin embargo, en otros, tal vez prefieras fomentar tu diálogo interno para reflexionar en torno a temas que te importan. Además, desde tus instantes solitarios también puedes fomentar la conversación con los demás si, por ejemplo, escribes cartas a aquellos amigos que se encuentran a kilómetros de distancia. O, también, cuando envías postales de una ciudad que has tenido la suerte de conocer en un viaje que realizaste sin compañía.

Sin duda, tú eres la persona más influyente de tu presente. Al menos, puedes llegar a serlo, tienes la autoridad para ejercer este poder sobre ti.

Por esta razón, la conquista emocional de la felicidad como una vivencia que trasciende a la necesidad constante de compañía, es un aprendizaje positivo, necesario y saludable. Así como en una partitura musical existen momentos de sonido y otros de silencio, en la partitura de la vida también existe esta misma relación por medio de la combinación de la compañía de gente y su ausencia en otros momentos. Sin embargo, la realidad es que siempre estás acompañada en todo momento. Solo tienes que escuchar el sonido de tu mundo interior.

Disfruta del encuentro contigo misma

Aplica el poder de tu razón para que, cuando estés disfrutando de un plan sin compañía, no boicotees el bienestar de ese momento por la creencia interna de que estarías mejor si estuvieses acompañada por otra persona. Simplemente, céntrate en vivir ese momento desde tus circunstancias. No te compares con otras personas y disfruta de la oportunidad que la vida pone ante ti para conocerte mejor a ti misma.

¿Cómo puedes conectar con el presente en esos momentos? Por ejemplo, centra tu atención en la información que reciben tus sentidos. Observa el paisaje que te rodea y mira a tu alrededor. Además, también puedes pensar que, en tu próximo plan con amigos o familia, podrás compartir algunas de las anécdotas de estos planes solitarios tan felices.

A través de tu ejemplo puedes inspirar a otras personas para que se superen a sí mismas y evolucionen de manera constructiva. Por tanto, a través de esta actitud, no solo eres influyente para ti misma, sino también, para tu entorno. Y esta acción es una fuente de inteligencia emocional y social.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Soledad. Aprende a ponerla de tu parte
Scroll hacia arriba