Superación personal. Estrategias para mejorar

Superación personal

Las personas que consiguen posicionarse como una referencia en un campo determinado llegan hasta ese lugar porque han ejercitado su constancia, su paciencia, su trabajo y su fuerza de voluntad. Es decir, han puesto en práctica la superación personal.

Es muy posible que, a veces, cometas el error de quedarte en la superficie de las cosas. Por ejemplo, observas el éxito de un deportista de élite y te quedas simplemente con ese triunfo que ha logrado en una prueba determinada, como si eso hubiese sido posible únicamente por una cuestión de talento.

Cada persona es única, cada ser humano tiene su propia historia. Sin embargo, existe un factor común: la capacidad de superación personal. No se trata de recorrer este camino desde la comparación con los demás sino de avanzar a partir de tus propias circunstancias y posibilidades.

10 consejos de superación personal

#1.- Construye una rutina con un significado positivo

Organiza tu agenda valorando la gestión del tiempo como un valor de productividad. Sin embargo, compensa el esfuerzo de las ocupaciones con el equilibrio del tiempo libre. Los hábitos te ayudan a superarte porque son un motor de resiliencia frente a la pereza que te lleva a vivir en la improvisación continua.

#2.- En lugar de ponerte excusas, busca soluciones

Existen distintas maneras de vivir y de afrontar la realidad. Sin duda, el mejor modo de vivir es aquel que te ayuda a evolucionar hasta ser tu mejor versión. ¿Cuántas excusas te pones a ti mismo y te hacen perder el tiempo de manera innecesaria? Casi todo tiene solución, por tanto, centra tu energía en encontrar esa respuesta.

#3.- Piensa en la recompensa

¿Ganas algo con ese esfuerzo? ¿Te acerca al fin deseado? La pereza te lleva a vivir en la perspectiva de lo inmediato en relación con aquello que te apetece hacer ahora.

Sin embargo, la riqueza de la constancia es que sus frutos se observan más a largo plazo. Por ello, para superarte a ti misma es importante que observes en qué forma va a mejorar tu vida cuando llegues al punto deseado.

#4.- Comparte tu vida con los demás

Otras personas valientes pueden inspirarte con su ejemplo de inteligencia emocional al creer en sus sueños. Tus mejores amigos pueden darte ánimo cuando estás cansado por una derrota.

Otras personas pueden ser una referencia de mentoring para ti si comparten contigo consejos de sabiduría. Por tanto, aunque realices tu proceso interior desde esta perspectiva, disfrutarás más del proceso si lo haces en compañía de otras buenas personas que comparten contigo lo mejor de sí mismas. Aquí puedes leer más sobre la educación emocional.

#5.- Impulsa a otros para que cumplan sus sueños

Tu potencial de felicidad trasciende a tu propia vida. Es decir, también puedes ayudar a crecer a otras personas de tu entorno más cercano. ¿Animas a tus amigos cuando comparten contigo sus proyectos? No confundas la prudencia con estar en una zona de confort inamovible.

Confía en que cada persona tiene sus propios recursos para crecer y evolucionar. Por tanto, a través de tus palabras y de tu compañía puedes ser un impulso de autosuperación en la vida de otras personas. A su vez, esta energía positiva que proyectas a los demás también es un bien para ti mismo.

#6.- El poder didáctico del cine

Puedes organizar sesiones de cine en casa o en la gran pantalla seleccionando películas que ponen el acento en la valentía del ser humano.

Uno de los éxitos del momento en la cartelera y un ejemplo de resiliencia es «Campeones». Una película que ha arrasado en taquilla y que ha contagiado tantas emociones agradables a los espectadores a través del ejemplo de superación personal de un equipo de baloncesto muy especial porque las personas que lo componen también lo son.

#7.- Márcate plazos y tiempos

La superación puede quedar siempre como una asignatura pendiente cuando tus propósitos quedan en el marco teórico y no llevas a la acción un plan específico. Existen fechas que son especialmente significativas. Por ejemplo, el periodo de verano es un buen momento para hacer balance personal y profesional.

Del mismo modo, el mes de septiembre es perfecto para comenzar con la ilusión de nuevos objetivos. Sin embargo, tú mides tus propios tiempos. Aunque muchas personas prefieren posponer propósitos de superación para el otoño, el verano también puede ser esa estación en la que ejercitar la constancia por una meta. Si quieres que algo pase, entonces haz que suceda.

#8.- Busca la coherencia en tus decisiones

Tu energía no es infinita, por tanto, es recomendable que adoptes una estrategia coherente para llegar al fin previsto. De lo contrario, si tus acciones se contradicen entre sí en sus intenciones, entonces, corres el riesgo de dispersarte en el camino.

¿Cuáles son las mejores decisiones? Aquellas que en el momento presente te ayudan a avanzar hasta el punto en el que quieres estar. Aunque tomes algunas elecciones desde la perspectiva de la improvisación es recomendable que profundices en los motivos por los que obras de un modo y no de otro. Es decir, analiza la razón de ser de esta manera de proceder.

¿Por qué es tan importante este nivel de introspección? Porque muchas de las respuestas que buscas solo las encontrarás en tu interior ya que se trata de tu vida y de tu felicidad. Aquí juega un papel fundamental la estabilidad emocional.

#9.- Fomenta tu autonomía y el empoderamiento personal

Tú puedes cambiar tu vida pero para que eso ocurra tienes que hacer algo distinto de lo que estás haciendo hasta ahora.

De lo contrario, dada la relación constante entre causa y efecto, solo obtendrás resultados similares si sigues haciendo lo mismo que has hecho hasta ahora. No te dejes condicionar por esa tendencia a actuar en automático, es decir, por esa inercia de actuar como si fuese de memoria.

Utiliza tu creatividad y tu imaginación para vivir con todo tu potencial. ¿Cuántas veces dejas que la vida te sorprenda? ¿Y qué haces tú para sorprender a la vida? Responde a esta pregunta con sinceridad y busca el modo de sumar más vida a cada día.

Deja de vivir con la sensación de que las oportunidades son ilimitadas o que el tiempo es interminable. Abre los ojos a la realidad y despierta de verdad para ser protagonista directo de esta aventura que es emprender cada día con una nueva esperanza. ¿Cuál es tu esperanza? Es importante que la identifiques para conectar con la superación personal al encontrar un significado valioso a tu esfuerzo.

#10.- No se trata de ser el mejor sino de ser feliz

La superación personal no significa entrar en una competición continua con los demás sino experimentar el placer de saber que hoy eres más sabio que ayer, sin embargo, todavía te queda un largo camino por recorrer en términos de aprendizaje.

Observa la riqueza de la vida en todos sus matices, no te dejes condicionar por los estereotipos en torno a la edad. Por ejemplo, observa la referencia vital de aquellas personas que después de la jubilación se matriculan en la universidad para cumplir su sueño de estudiar esa titulación por la que sienten vocación.

En una sociedad que valora tanto el poder de la eterna juventud, conviene poner atención en la sabiduría de los mayores para comprobar cómo, en muchos casos, son un ejemplo constante de vida, de adaptación al cambio y de ilusión por el presente. Por tanto, en ese proyecto personal de cultivar la amistad como un regalo vital también es importante que cuides las relaciones interpersonales.

Si no se trata de ser mejor que los demás sino de ser feliz, entonces, está claro que el mejor modo de ser feliz y de superarte es ser una buena persona. Es decir, el compromiso con el bien es una referencia ética que impulsa tu propia responsabilidad como ser humano capaz de llegar más lejos de lo que imaginas gracias a la superación personal.

Cabe recalcar que la superación personal implica todos los ámbitos de nuestra vida. Desde la superación de enfermedades como el cáncer o la depresión hasta la superación en un puesto de trabajo o en cualquier faceta del día a día.

Practica la constancia cada día

Pon en práctica el valor de la tenacidad en el día a día. Sin embargo, no caigas en el agotamiento de estar permanentemente ocupado en objetivos de superación. Sin duda, el descanso es necesario y gratificante.

Gracias a esas pausas puedes desconectar de tu meta y centrarte en ese placer del relax. El descanso es saludable porque el agotamiento roba creatividad y está claro que necesitas este ingrediente para poner en práctica las nuevas ideas en torno a esta realidad que te envuelve pero que no te determina.

En definitiva, la vida está marcada por el poder del cambio no solo en el ámbito externo, sino también en el interno. Gracias a la fuerza creadora de tu voluntad y al autocontrol emocional puedes dar forma a nuevas realidades de ilusión en tu presente si asumes el compromiso con tu misión y tu visión.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Superación personal. Estrategias para mejorar
Scroll hacia arriba