Terapia cognitivo conductual. ¿En qué consiste?

Terapia Cognitivo Conductual

La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) permite tratar diversos aspectos y problemas aplicando una técnica terapéutica que cuenta con una eficacia comprobada científicamente. Se trata de uno de los tratamientos más eficaces para la ansiedad y la depresión. A continuación, te explicamos qué es y en qué consiste.

La TCC es una propuesta de intervención psicológica o de abordaje terapéutico que, desde hace años, está en pleno auge, desarrollo y expansión en España. Es un modelo cognitivo perteneciente a la psicología. ¿Qué significa esto? Que brinda a las cogniciones (las ideas, las creencias, las imágenes asociadas, los mandatos y las expectativas) un papel central en la génesis de las alteraciones emocionales y mentales. ¿Cuáles? Ataques de pánico, fobias, trastorno obsesivo compulsivo (el famoso TOC), trastorno de estrés postraumático, trastornos de la alimentación y problemáticas vinculadas a las adicciones; además de las ya mencionadas ansiedad y depresión, perturbaciones psíquicas para las que se considera el mejor tratamiento disponible en la actualidad.

La TCC está basada en la tríada psicológica

La tríada psicológica está formada por pensamientos, emociones y conductas. Del contrapeso entre estos tres elementos depende tu equilibrio personal. Para que lo entiendas mejor: lo que piensas, lo que sientes y lo que haces están íntimamente relacionados. Por ejemplo: piensas que todo va mal en tu vida y, en consecuencia, te sientes deprimida y no eres capaz de levantarte de la cama con una actitud positiva o un proyecto. Es un círculo vicioso en el que una idea alimenta a lo emocional y, a su vez, condiciona la conducta. Tras la intervención de un profesional experto en terapia conductual, ese círculo puede convertirse en virtuoso. En este último, la modificación de tu pensar, de tu sentir o de tus acciones repercutirá sinérgicamente en las otras dos áreas mejorando tu calidad de vida de manera integral. Para que lo comprendas: tu vida psíquica, como una mesa, se sostiene en las tres patas que constituyen los elementos de la tríada.

¿Qué son los esquemas mentales?

Constituyen un factor central dentro de la terapia cognitiva. Se denomina “esquemas mentales” a las estructuras de pensamiento que hacen que interpretes todo lo que te rodea y lo que te ocurre de una determinada manera; condicionada. A partir de ellos se forman tus creencias, las ideas que tienes sobre ti, sobre quienes te rodean y sobre el mundo en general.

Estas creencias se pueden modificar a través de técnicas como la reestructuración cognitiva. Es así como tu modo de ver la realidad se va construyendo, ladrillo a ladrillo, del primero al último día de tu vida.

Y cuando, de repente, alguna circunstancia emocional te desestabiliza, tú respondes de manera condicionada: desde lo aprendido desde tu nacimiento. Los esquemas mentales o cognitivos son las gafas con las que percibes la realidad. Estas pueden ser transparentes u opacas; te pueden ayudar a ver en el cambio una oportunidad o, por el contrario, una amenaza. La circunstancia es la misma, solo cambia tu actitud ante eso que te ocurre.

Si para muestra basta un botón, aquí va un ejemplo sencillo. No encuentras pareja y te vives preguntando a qué se debe tu desdicha. Partiendo de tus esquemas mentales, una de las causas de tu soltería podría ser que, desde pequeña, tu madre te ha “comido el coco” diciéndote que, con el temperamento que tienes, ningún hombre será capaz de aguantarte. ¿Conclusión? Te has convencido de ello y, aunque creas estar abierta a una nueva relación, no lo estás porque internamente te consideras una persona difícil con la cual entablar un vínculo amoroso. En este sentido, lo que piensas de ti misma está “trabajando” en tu contra, como un pensamiento disfuncional o una distorsión cognitiva. Significa que objetivamente ello no es real, pero condiciona tu visión de la realidad y hace que tus sentimientos y tu conducta se encaminen por la misma senda (la tríada, ¿recuerdas?).

¿Cómo se interviene en una sesión de TCC?

El psicólogo trabaja de modo formal, estructurado o protocolizado. Tiene un rol activo. Te ayuda a reconocer los tipos de pensamiento que te llevan a sacar conclusiones apresuradas y poco eficaces, dando lugar a una tríada poco beneficiosa para tu vida. Tomar conciencia de tu errónea manera de pensar te llevará a tomar las riendas de tus conflictos y a buscarles una solución. Se incrementará así tu capacidad de autocrítica y autoobservación para detectar los patrones de pensamiento que resultan la causa de tus problemas.

Si tienes la idea fija de que no eres buena en tu trabajo es probable que ni te sientas valorada en la oficina ni tengas un buen rendimiento laboral (sí, por supuesto: nuevamente la tríada). Objetivamente, quizá tus tareas profesionales no te satisfacen del todo. O tal vez tu jefe es un mandón que te roba la energía y esto hace que se malogre tu desempeño. O podría ocurrir que el ámbito laboral va mal porque, en realidad, lo que te tiene preocupada y desatenta es tu vida amorosa… Hay infinidad de posibilidades.

Tomar conciencia de que esos pensamientos distorsionados te llevan por el camino equivocado, te ayudará a modificarlos a tiempo para beneficiarte con la novedad. Así, te harás responsable de tu estado de ánimo y sabrás que el cambio depende exclusivamente de ti. Podría ser hora de renunciar a tu empleo, trabajar finalmente de lo que te apasiona o darte cuenta de que lo que te tiene mal es otra área de tu vida. Las alternativas posibles son incalculables.

Uno de los papeles del psicólogo es hacer preguntas a partir del motivo de consulta de su paciente, confrontándolo con sus propias contradicciones. A partir de allí, adquiriendo las estrategias necesarias, este es capaz de actuar y sentir diferente. La terapia se sostiene, además, sobre la planificación de determinados objetivos a cumplir. Reales y medibles. De esta forma, para el cliente resulta sencillo advertir qué pensamientos, sentires o acciones lo acercan o lo alejan de sus metas personales, profesionales o sociales. También de esta manera, los progresos o estancamientos en el transcurso de la terapia se tornan bien palpables. ¿Qué significa cumplir los objetivos? Aliviar los síntomas de una depresión, bajar los niveles de ansiedad, fumar menos, dominar una fobia, controlar una adicción o ir modificando, paso a paso, un estilo de pensamiento obsesivo.

Una psicoterapia instalada en “el aquí y el ahora”

La Terapia Cognitivo Conductual parte de problemas actuales a los que busca una solución. Los motivos que te aquejan hoy y te hacen sufrir. Para ello, no precisa hacer un flashback de tu vida y necesariamente remitirse a tu infancia. Si bien para abordar temas actuales se hacen preguntas sobre el pasado, el énfasis y las intervenciones están puestos en los conflictos del presente. Es sabido que muchos de los pensamientos negativos o distorsionados se engendran en la niñez, por lo que no es posible eliminar el pasado, pero sí encauzar las soluciones de aquí en adelante; con una indudable visión de futuro.

A diferencia de otras terapias que se centran en los síntomas y van a las causas profundas e incluso inconscientes de los conflictos o trastornos psicológicosla TCC trabaja a partir de aquello que plantea el paciente como motivo de consulta.

Volviendo a la idea del aquí y ahora, no es por casualidad que la Terapia Cognitivo Conductual esté asociada a mindfulness, un tipo de meditación que se centra en el presente y en los pequeños detalles de la vida. En efecto, muchos terapeutas utilizan la atención plena como complemento de la terapia psicológica. La razón de ello es que el mindfulness contribuiría a aumentar la capacidad del paciente para detectar la calidad de sus pensamientos (positivos o adversos) y gestionarlos a su favor.

Eficacia comprobada de la TCC

Aunque no lo creas, no todas las terapias que se ofrecen tienen aval científico (ello no las invalida, por supuesto). La TCC es, en cambio, una terapia científica. ¿Qué implica? Que está científicamente probado que gran cantidad de pacientes se han beneficiado con este modelo terapéutico y, por ende, han mejorado su calidad de vida. A diferencia de las llamadas “terapias habladas”, la eficacia de la Terapia Cognitivo Conductual ha sido puesta a prueba a través de la aplicación del método científico, aunque ello no significa que todas las personas se beneficien con este tipo de intervención. Cada individuo es un mundo y no todo lo bueno es bueno para todos.

Que sea científica no significa que sea un tipo de terapia infalible. Sí es cierto que los procedimientos aplicados validados científicamente tienen muchas probabilidades de lograr los objetivos en el menor tiempo posible. Es decir, no garantizan el éxito, pero sí lo hacen muy probable o posible.

Como verás, la Terapia Cognitivo Conductual puede ayudarte a tratar múltiples temáticas que te inquietan o trastornos de la salud mental específicos que te aquejan. Ahora que conoces todas sus ventajas, deja de preocuparte y disponte a ocuparte de tu salud emocional. No pierdas un minuto. Un terapeuta experto en TCC puede ayudarte a cambiar tus pensamientos y, en consecuencia, mejorar tu vida y sus posibilidades de futuro. ¡A por ello!

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

Terapia cognitivo conductual. ¿En qué consiste?
Scroll hacia arriba