La tristeza ¿qué es y cómo afrontarla?

Tristeza

Al igual que el resto de emociones, es necesario sentir tristeza. No obstante, es importante que sepas reconocerla, identificar de qué tipo se trata y gestionarla adecuadamente. Ante todo, siempre has de tener claro que tú eres quien debe controlar tus emociones y no ellas a ti.

Por este motivo, en este artículo vamos a darte toda la información acerca de esta emoción así como consejos para que aprendas a gestionarla y superarla.

¿Qué es la tristeza?

Se trata de una emoción que activa un procedimiento psicológico que te ayuda a superar situaciones adversas. Así pues, es adaptativo que esta emoción aparezca antes las pérdidas, fracasos o desilusiones.

De igual forma, esta sensación es la que te permitirá distanciarte de las situaciones que te generen dolor para impulsar la superación y cura del daño que te han generado. Por otro lado, este sentimiento es uno de los que más nos influye a la hora de sentir empatía con los demás por eso es importante saber cómo combatir la tristeza.

Manifestaciones de la pesadumbre

Esta sensación puede hacerse notar de diferentes formas. Dependiendo de la situación que la desencadene, podrá manifestarse de una forma o de varias a la vez. Así pues, podemos hablar de manifestaciones físicas, mentales y conductuales.

  • Manifestaciones físicas: estas son las más evidentes y comprenden acciones como el llanto, el gesto triste, la falta de apetito, problemas para dormir o retardo psicomotor.
  • Manifestaciones mentales: dificultades para pensar en otra cosa o para tener la mente en blanco, problemas a la hora de concentrarse, obsesión o focalización excesiva en el suceso que ha generado este sentimiento… Además de pensamientos intrusivos sobre la situación que te impedirán centrarte en otras cosas.
  • Manifestaciones en la conducta: normalmente en este nivel la protagonista principal es la desgana. Así pues, no tendrás ganas de hacer las tareas cotidianas ya sean laborales o en tu hogar, ni querrás salir con tus amistades y círculo social.

Así pues, lo más común es que cuando te sientas triste experimentes cierto repliegue sobre ti mismo. El aislamiento es una de las tácticas que nuestro cuerpo emplea para poder gestionar esta sensación adecuadamente.

De esta manera, te sorprenderás generando pensamientos diferentes sobre la situación que produce la tristeza, que te ayudarán a incluirla en tu historia y vida. Después reorganizarás las conductas que emites para adaptarte a esta nueva realidad y aceptar la pérdida, fracaso o desilusión.

Por tanto, aunque es muy dolorosa, también es muy útil y necesaria para afrontar las situaciones adversas.

Tipos de tristeza

Dada la complejidad de este sentimiento, existen diversos tipos cuya categorización dependerá de por qué se manifieste y los efectos que tengan en nosotros. Una parte fundamental para poder superar este sentimiento es identificar el tipo que estamos experimentando. Así pues, vamos a mencionártelos y explicártelos uno a uno.

Tristeza saludable

Esta tipología se manifiesta cuando el resultado de la misma es un cambio que nos hace estar mejor que antes de experimentarla. En este caso, se manifiesta como una sensación primaria positiva.

No obstante, no tiene por qué aparecer sola. Por ejemplo, si eres traicionado puede mezclarse con el enfado o con el miedo si padeces algún tipo de trauma. En caso de abandono suele acompañarse tanto del enfado como del miedo y si has sido víctima de un abuso hay que sumarle la vergüenza. No obstante, lo mejor es que aceptes esta emoción, que busques su origen y trates de determinar qué necesitas para dejar de sentirla.

Tristeza no saludable

Es la que se repite a lo largo del tiempo y se manifiesta de una forma que no sabes gestionar ni afrontar. De esta forma, esta emoción se enquista e impide avanzar.

Normalmente, cuando esto pasa viene acompañada de la culpa y del enfado. Debes tener cuidado, sobre todo con la culpa, y aprender a gestionar esta pesadumbre para apartarla de tu mente de la manera más positiva posible.

Tristeza secundaria y depresión

En este caso te encontrarías con una pesadumbre que no es el sentimiento real que sientes. Por el contrario, esta se manifestaría como escondite de la verdadera emoción que estás experimentando.

Un claro ejemplo sería ese momento en el que estás muy enfadada pero acabas llorando. Así pues, es importante que sepas reconocer cuándo estás experimentando una melancolía secundaria y cuál es el sentimiento que se esconde detrás.

En cuanto a un estado de ánimo depresivodebemos dejarte claro que esta es una reacción secundaria al sentimiento de pesadumbre prolongado. Esta, básicamente, es la respuesta que tiene tu cuerpo ante un sentimiento de desesperanza generalizado. Te refugias en la desesperanza para no afrontar el problema que la genera. Y esto, acaba convirtiéndose en una depresión.

Si esto llega a pasarte, lo ideal es que te pongas en manos de un psicólogo profesional. Salir de este tipo de situaciones es posible y lo ideal es contar con un apoyo experto que analice el caso de manera personalizada. Aquí puedes leer más sobre tristeza y depresión.

Tristeza instrumental

Esta es la última tipología de la que vamos a hablarte. En estos casos, lo que ocurre es que se hace un uso de este sentimiento para conseguir algo. Por tanto, se convierte en un instrumento, herramienta o medio para conseguir un fin determinado.

Un ejemplo de esto sería cuando lloras para que quien te ve se apiade de ti y acceda a hacer algo que le has pedido o que ceda en una negociación. En este caso, puede que estés experimentando cierta pesadumbre, pero la canalizas para obtener un beneficio propio.

¿Cómo superar la tristeza?

Ahora que conoces las variedades que existen vamos a darte una serie de consejos o pautas para que comprendas cómo superar la tristeza de la manera más positiva posible.

#1.- Llora cuando te apetezca

El llanto es una reacción fisiológica a la pesadumbre que estás sintiendo. Por tanto, si la retienes, solo se te acumulará más presión y frustración en tu interior.

Así pues, lo ideal es que si te sientes apesadumbrado llores y dejes que fluya sin miedo.

#2.- Date tiempo

Es importante que sepas que es normal sentirse triste en diferentes etapas de la vida. Por ello, lo primero que has de hacer es aceptar que tienes ese sentimiento y después darte el tiempo que necesites para superarlo.

Enfadarte contigo mismo porque la sensación se prolongue más de lo que tú consideras normal no te servirá para nada. Dependiendo del tipo de melancolía y de la causa que te la ha provocado, esta puede alargarse más o menos. Por tanto, no te agobies y déjala que siga su ritmo.

#3.- No juzgues tus sentimientos

Uno de los principales problemas que pueden estancarte y no dejar que te deshagas de la tristeza es que sientas que lo que sientes no es suficiente o está fuera de lugar. Por tanto, no debes juzgar tus sentimientos.

Debes apartar de tu mente la idea de «lo que deberías sentir» y del tiempo durante el que lo deberías sentir. Cada persona es un mundo y puede que tú tardes más o menos que el resto en deshacerte de tu pesadumbre. Esto no te hace mejor ni peor, simplemente debes dejar de juzgarte por lo que sientes y dejarlo fluir para que poco a poco se disipe esa sensación negativa.

#4.- No te aísles por completo

Cuando estás triste, lo más normal es que te apetezca estar sola de vez en cuando. Esta apetencia de soledad es completamente normal, no obstante, no debes dejar que se apodere de ti.

Está bien que tengas tus momentos de soledad. Pero en su justa medida. Te ayudará a superar tu pesadumbre estar con más gente y distraerte, así que no te apartes demasiado de tu círculo social y familiar. Esto es fundamental para saber cómo quitar la tristeza.

#5.- Compártelo con tus seres queridos

Aunque una de las tendencias más comunes cuando se está mal es no hablar de lo sucedido, esto solo consigue intensificar el sentimiento negativo. De esta manera, lo ideal es que te desahogues con alguien de confianza y expreses cómo te sientes.

Después de esto seguro que te sentirás aliviado y mucho mejor. No debes temer ser pesado con las personas que te rodean. Quienes te quieren te escucharán y te ayudarán a superar tu sensación de pesadumbre.

Acude a expertos

El último consejo que vamos a darte es que analices tus sentimientos. Reflexiona si crees que eres capaz de mejorar tu estado de ánimo o si te sería útil recibir ayuda externa. Si sientes que no eres capaz de superar tu estado de pesadumbre o que no sabes cómo hacerlo, lo ideal es que acudas a expertos que puedan asesorarte.

Por tanto, si te sientes impotente frente a tu tristeza, no lo dudes y busca ayuda profesional. Ellos sabrán guiarte y darte las pautas para que te sientas mucho mejor.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

La tristeza ¿qué es y cómo afrontarla?
Scroll hacia arriba