Vacaciones con niños: ¡Controlar la ansiedad!

Vacaciones con niños

Vacaciones con niños, ¿sí o no? Controlar la ansiedad cuando nos vamos de viaje es fundamental para un buen descanso. Veamos… Llevas todo el año trabajando y cuidando de la familia. Pendiente de los pequeños detalles del día. Llevas todo el año esperando unas buenas y merecidas vacaciones para poder desconectar… Pero tienes ansiedad.

A veces, esperamos a las vacaciones e, incluso, las retrasamos, con la esperanza de vivir unos días de relax que nos permitan desconectar de todo y aparcar el agobio con el que habitualmente vivimos. Pero se nos escapa un detalle: la propia relajación puede hacer que los síntomas de la ansiedad surjan de forma inesperada.

Si esto te ha pasado o te suele pasar, es importante que sientas que no estás solo: la ansiedad afecta a mucha más gente de lo que crees. En concreto, la ansiedad afecta a aproximadamente al 40 % de los españoles. Si crees que estás dentro de la estadística y no quieres que este trastorno afecte tus vacaciones en familia, especialmente si son vacaciones con niños, busca asesoramiento y lee este sencillo post, que te ayudará a ser consciente de lo que es la ansiedad para que poco a poco aprendas a controlarla.

Solo hay que tener en cuenta algunos detalles para que puedas pasar todo el tiempo del mundo solo preocupándote de lo que realmente es importante. Cultivar momentos con tus hijos que se convertirán en joyas para el resto de tu vida. Las vacaciones con niños, especialmente si has esperado a disfrutarlas en la recta final del verano, son un gran momento para recargar las pilas y que la vuelta al cole os pille con entusiasmo.

Vacaciones con niños: que la ansiedad no te coja por sorpresa

Los síntomas de ansiedad pueden darse en cualquier momento. Y, paradójicamente, cuando estamos relajados, a menudo, la ansiedad aprovecha para hacer aparecer sus síntomas. En el día a día estamos demasiado ocupados y distraídos y a veces los síntomas de ansiedad nos pasan desapercibidos, pero cuando llegan las vacaciones y la relajación nos da tiempo de pararnos un poco y pensar. Y puede que esto nos juegue una mala pasada si estamos en medio de unas vacaciones con niños.

Para que no te coja por sorpresa, es necesario que planifiques el viaje con un poco de anterioridad, para evitar imprevistos y malos ratos de ansiedad que podían haberse evitado. Recuerda que las vacaciones con niños conllevan una serie de limitaciones que difieren de las vacaciones en las que solo participan adultos.

Vacaciones con niños: la planificación es indispensable

Con niños, los viajes tienen que estar más organizados. Es preciso tener en cuenta los regímenes de alimentación, el presupuesto y el alojamiento con cuidado. Establecer un presupuesto cerrado, considerar imprevistos, poner normas de comportamiento de los niños con antelación al viaje y organizar las vacaciones para que puedas pasar algún momento en soledad es crucial para que todo salga bien y mantener la ansiedad a raya durante el viaje.

#1.- Controla el presupuesto: planifica un presupuesto y cíñete a él. Para que los gastos no sean un imprevisto. La economía puede ser un factor importante de estrés en los viajes.

#2.- Planifica normas de comportamiento para el viaje: los más pequeños necesitan normas y límites para saber cómo deben comportarse en cada ocasión. Explícales donde vais a ir, cómo es el lugar y cómo van a tener que comportarse. Eso hará que disminuyan enfados y peleas.

#3.- Piensa en ti: estar pendiente de los niños todo el día no te dará oportunidad de descansar. Busca unas vacaciones donde puedas tener algún momento de relajación en soledad. Hay alojamientos que disponen de spa o servicios de masaje y relajación. Los niños pueden hacer actividades que le enriquezcan a la vez que tú dispones de algún momento para ti mismo.

Ponerte en contacto con un psicólogo online puede ser de gran ayuda para controlar tu ansiedad durante las vacaciones en familia y consultar todas las dudas que puedas tener en la planificación de tu viaje.

Destinos para viajar con niños

#1.- El preferido y tradicional, playa y familia: compartir momentos siempre es una buena idea. Si tienes la oportunidad de poder ir a la playa es el destino ideal para compartir con los niños, y hay playas idílicas que quedarán en vuestro recuerdo para siempre. El relax está asegurado.

#2.- Turismo rural: el turismo rural permite un contacto directo con la naturaleza y los niños pueden aprender mucho.

#3.- Cámping familiar: el cámping familiar es una muy buena opción. En este tipo de cámpings la mayoría de gente lleva a sus hijos, por lo que los niños pueden socializar y hacer amigos, vivir experiencias. Y tú podrás tomarte un respiro y tener momentos en soledad y también podrás hacer actividades.

#4.- Destinos especiales para los más pequeños: Disneyland  y Disneyland París son los más demandados. Es inolvidable, pero puede resultar estresante debido a la cantidad de gente que se acumula allí en las fechas estivales. Así que, si sufres ansiedad, elige un destino que no esté demasiado masificado y te pueda ofrecer momentos de relajación y paz.

#5.- Hoteles con actividades para niños: la mayoría del alojamiento turístico no está adaptado a una estancia con niños, así que lo mejor es que investigues y elijas hoteles con actividades para niños. Hay algunos especializados que programan actividades para niños, padres y para padres e hijos.

¡Dale unas buenas vacaciones a tu ansiedad y disfruta en familia!

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Vacaciones con niños: ¡Controlar la ansiedad!
Scroll hacia arriba